Alfredo Gallegos Lara, el llamado Padre Pistolas, informó que el jueves celebraría una fiesta con motivo de su cumpleaños en la población de ChucándiroMichoacán.

Con una pistola calibre 45, el religioso invitó: “Quien quiera ir ahí lo espero en el pueblo para comer carnitas”.

El polémico sacerdote nació hace 69 años en Tarimoro, Guanajuato; pero ya lleva muchos años en el templo conocido como La Huananchita, de la cabecera municipal de Chucándiro.

Por la presencia del crimen organizado decidió andar armado, incluso para oficiar misa, y en su armario, además de su sotana y de objetos propios de la iglesia tiene un rifle para defenderse si tratan de agredirlo.

En el festejo de su cumpleaños 69, el sacerdote dijo que se tomarían medidas sanitarias para evitar contagios de coronavirus, ya que no habría besos ni abrazos.

Gallego Lara es un sacerdote que cuenta con una iglesia dentro del pueblo Chucandiro a unos kilómetros de Morelia cuyo nombre ha tomado relevancia dentro de las redes sociales por la manera peculiar de dar su misa y ofrecer su sermón.

El “Padre Pistolas” toca temas delicados como la inseguridad o incluso faltarle al respeto al presidente, gobernado e incluso al obispo.

El religioso no es un sacerdote “común”, ya que desde el púlpito habla con groserías cuando da sus sermones y carga una pistola calibre 45.

A pesar de ser mal hablado y de vestirse de charro en fiestas, la población lo aprecia mucho porque ayuda a la gente necesitada, y ha gestionado obras como El Colegio de Bachilleres y el centro de salud.

El padre pistolas se volvió viral hace unos años pero su nombre ha tomado fuerza debido a que ha convocado a celebrar su cumpleaños número 69 pese a la pandemia del coronavirus.

Con información de La Jornada