El exalcalde de QuecholacNéstor Camarillo Medina, fue nombrado dirigente provisional del PRI en Puebla, mientras que Isabel Merlo Talavera repetirá como secretaria General mientras se organiza la elección interna.

El Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del partido los designó el jueves para que se encarguen del partido por el tiempo que sea necesario mientras concluye la pandemia por Covid-19.

De acuerdo con el oficio de su nombramiento, como la contingencia impide renovar la dirigencia estatal conforme a los estatutos, los dirigentes provisionales tienen la encomienda de realizar el relevo en cuanto las condiciones sanitarias lo permitan.

“Se instruye a los ciudadanos designados a celebrar en términos de nuestra normatividad interna, los trabajos del proceso interno electivo ordinario de las personas titulares de la presidencia y la Secretaría General del Comité Directivo Estatal (CDE) para el periodo estatutario 2020-2024, una vez que las medidas sanitarias derivadas del Covid-19 lo permitan”, enfatiza el oficio.

Sin embargo, no se fijó un plazo límite a su mandato ni se precisó si es obligatorio renovar la dirigencia estatal antes de que inicie el proceso electoral en noviembre.

Tampoco se indicó si Américo Zúñiga Martínez perderá su nombramiento como delegado del CEN en Puebla o continuará hasta que culmine el proceso electoral.

Extienden otra vez periodo estatutario

El acuerdo señala que su designación es otra extensión del periodo estatutario 2014-2018, pues la pandemia representa una “causa de fuerza mayor” que obliga a tomar esta determinación.

Se explica que la medida obedece a que no se pueden realizar eventos masivos para elegir dirigentes, como una convención de delegados o una elección abierta, además de que las actividades partidistas están suspendidas.

“Derivados de las causas de fuerza mayor que representa la contingencia sanitaria que pone en riesgo la salud e integridad física de nuestra militancia en la entidad federativa, resulta determinante y necesario prorrogar el periodo estatutario del Comité Directivo Estatal”, enfatiza.

Camarillo se adelanta por dirigencia

Camarillo Medina era secretario estatal de Organización Electoral del tricolor hasta el pasado 4 de febrero, cuando renunció para buscar competir por la dirigencia.

Se perfilaba como el principal contendiente porque era promovido ante Moreno Cárdenas por el diputado local Javier Casique Zárate, actual secretario de Acción Electoral en el CEN.

Con él competirían el excandidato a gobernador, Alberto Jiménez Merino; el exdelegado de Sedesol, Juan Manuel Vega Rayet; el exdirigente estatal Lorenzo Rivera sosa y las exdiputadas federales Xitlalic Ceja García y Lucero Saldaña Pérez.

Merlo Talavera fungió como secretaria General del 8 de mayo de 2018 al 28 de marzo de 2019, periodo en el que Casique Zárate se ostentó como presidente provisional del CDE.

4 años sin dirigencia estatutaria

Con la nueva dirigencia provisional el PRI cumplió cuatro años sin una dirigencia estatutaria en Puebla, pues la última presidenta estatal electa conforme a estatutos fue Ana Isabel Allende Cano, quien renunció junto con su secretario General, Víctor Gabriel Chedraui, el 1 de abril de 2016, dos años antes de que culminara su gestión.

Por prelación, asumieron Jorge Estefan Chidiac y Rocío García Olmedo, como presidente y secretaria General, pero renunciaron el 28 de mayo y el 15 de marzo de 2018, respectivamente.

Para concluir el periodo 2014-2018, que terminaba el 21 de septiembre, Casique Zárate se convirtió en presidente y Merlo Talavera en secretaria General, pero debido a la elección extraordinaria de la gubernatura en 2019, el CEN extendió su mandato.

Fue hasta el 28 de marzo del año pasado que el CEN los remplazó por Lorenzo Rivera Sosa y Xitlalic Ceja García, como presidente y secretaria, respectivamente, pero ella renunció el 5 de noviembre de ese año y él hasta el 3 de febrero de 2020.

Desde entonces Zúñiga Martínez fungió como delegado en funciones de dirigente estatal, pero aún se desconoce si perderá esta investidura.