La pandemia del coronavirus cambió el mundo, ya que por el momento el distanciamiento social es una norma que debe respetarse, por lo que las reuniones públicas deben modificarse.

El ir al cine se vio afectado, ya que las salas cerraron y en su reapertura (quienes ya lo hicieron) fue con salas no llenas, en Francia fue al 50 por ciento.

Una de las opciones para ir al cine son los autocinemas, pero París nos muestra otra forma de ver películas: una sala de cine flotante.

Los asistentes desde embarcaciones en el  río Sena de París podrán vivir la experiencia la próxima semana.

La “Cinéma sur l’Eau”, o cine en el agua, se llevará a cabo el 18 de julio para celebrar el inicio de Paris Plages, un programa anual administrado por la ciudad que crea playas temporales en la capital francesa durante el verano.

Los cinéfilos podrán disfrutar de la proyección gratuita desde la comodidad de 38 embarcaciones eléctricas que pueden albergar de dos a seis personas cada una, con prácticas de distanciamiento social. A bordo sólo estarán en cada una familiares o amigos.

Se realizará una rifa especial para ocupar los lugares del martes 14 al 15 de julio. Otras 150 personas mirarán las películas desde las tumbonas en tierra firme ubicadas en la costa, por orden de llegada.

Serán dos películas las que se proyecten en la pantalla grande, incluida “A Corona Story”, un cortometraje sobre la pandemia que ganó un concurso lanzado por la cadena de cine Mk2, que también organiza la proyección del agua en colaboración con Häagen-Daz.

La segunda película es “Le Grand Bain”, una comedia francesa de 2018 sobre un grupo de hombres que comienzan un equipo de natación sincronizada.