Para el final de la cuarentena se espera que en Puebla aumenten las denuncias por abuso sexual a menores, estimó Samantha Páez  en webinar organizado por IGAVIM esta tarde en conjunto con el Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia sobre abuso sexual infantil.

La integrante del Consejo, explicó que el confinamiento puede aumentar los casos de abuso sexual a menores, dado que desgraciadamente muchos de los agresores forman parte del núcleo familiar de la víctima, además, que muchos no se han denunciado por las medidas sanitarias tomadas en las instituciones y la vida cotidiana.

Por su parte, Zoelia Salinas Solórzano, especialista en sexualidad y abuso sexual infantil,  expuso la importancia de mantener una relación de comunicación constante con los menores, pues las señales de abuso sexual pueden ser, además de estragos físicos, cambios abruptos en el comportamiento de los menores y otros signos de malestar emocional.

Salinas Solórzano recalcó la importancia que tienen los padres de familia para prevenir, identificar y apoyar a los infantes víctimas de abuso, sin embargo, también explicó las complicaciones que tiene el que el agresor se encuentre dentro del núcleo familiar, dado que en muchas ocasiones se minimizan las denuncias de las y los niños.

Al mismo tiempo relató la importancia que tiene denunciar a los agresores, pero sin dejar de ponderar el bienestar de los menores, de ahí la vitalidad de escuchar a las víctimas y tomar decisiones posteriormente, priorizando siempre su bienestar.

Recomendaciones de la Unicef y datos en Puebla

Según datos de la Fiscalía General del Estado de Puebla, en el mes de enero de este año se registraron 57 carpetas de investigación por abuso sexual, cifra que para marzo se elevó a 73 . Hasta el momento, la Fiscalía contabiliza 325 denuncias por abuso, sin diferenciar grupo de edad.

La UNICEF recomienda que durante esta cuarentena en el caso de la prevención y atención a menores víctimas de abuso, se debe garantizar el acceso a servicios de atención y apoyo a niños y niños, buscar alternativas de alojamiento seguro y prevenir la violencia mediante difusión de información para reducir los riesgos y fortalecer los factores protectores