El gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta consideró que la decisión que tomó el ayuntamiento de Puebla para abrir de forma parcial el Centro Histórico, podría tener un origen político y advirtió que habrá sanciones para los comercios que reabran pese a no contar con autorización.

El mandatario indicó que los decretos que se han emitido para evitar contagios de coronavirus, como el cierre de negocios que no sean esenciales, están vigentes por lo que señaló que aunque la comuna decida abrirlos, su administración los sancionará.

“Si los establecimientos del Centro Histórico abren, cuando los decretos del gobierno del estado estén vigentes, el gobierno del estado va a ser quien los cierre (…). Si ella ( la alcaldesa) quiere hacer esto un asunto de cálculo político, pues que lo haga”, comentó.

La alcaldesa de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, confirmó este jueves que se abrirá parcialmente la circulación en el Centro Histórico, aun con el semáforo epidemiológico en rojo y como una prueba, pues si se registran aglomeraciones, la zona se cerrará nuevamente.