Pedro Luna y José Vargas, representantes de meseros y banqueteros de Puebla, pidieron a las autoridades intervenir para que los prestadores de servicios otorguen seguridad social a ocho mil trabajadores y que se agilice el retorno a las labores pues han sobrevivido con apoyos que no son suficientes.

En breve rueda de prensa indicaron que en estos momentos lo más importante es la salud, por lo que respetan la restricción impuesta por el gobernador Miguel Barbosa Huerta para que no se realicen eventos masivos, sin embargo son ocho mil meseros de banquetes los se quedaron sin empleo por el Covid-19, debido al cierre de restaurantes.

Recordaron que por más de 40 años los meseros y banqueteros de eventos sociales no han tenido servicio del seguro social, por lo que la pandemia les ha hecho ver la importancia del cuidado de la salud, es por ello que están buscando les garanticen el acceso a la atención médica en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). 

“Somos un gremio independiente, somos 8 mil meseros que cubrimos todos los eventos de Puebla, tanto de los salones sociales, jardines y todas las empresas de banquetes. Pero ahora con las nuevas condiciones, se exigía a las empresas banqueteras que al personal de cocina y a los meseros les den seguridad social, porque ya son 40 años, de todos los meseros, que a nadie le han dado seguro social y creo que ya es momento”, dijeron los representantes. 

Indicaron que recibieron más apoyo de la sociedad civil que de sus empleadores, ya que el gobierno les entregó 400 despensas, mientras que el Ayuntamiento de Puebla hizo lo propio con 250 agremiados a los que entregó la cantidad de 3 mil 500 pesos y una despensa, en tanto que el exgobernador Antonio Gali les hizo llegar un bono de 500 pesos para el pago de luz a 100 meseros.

Finalmente expusieron que su gremio fue uno de los primeros afectados y serán los últimos en volver debido a que aglomeran mucha gente, panorama ante el cual han tenido que auto emplearse como guardias de seguridad privada y otros venden gelatinas, empanadas, baguetes, juguetes y hasta rompecabezas.