Como un acto de responsabilidad social en medio de la contingencia sanitaria y en término de sus atribuciones, el Gobierno del Estado, a través de la Secretaría de Gobernación, está dialogando y actuando contra la economía informal en la entidad, a diferencia de las autoridades municipales que no ejercen esta facultad por decisiones políticas.

 Así lo señaló el gobernador Miguel Barbosa Huerta durante la habitual videoconferencia de prensa, en la que calificó de inequitativo que se les permita trabajar a los informales (incluyendo a quienes laboran en los mercados y tianguis), mientras que a los comerciantes formales se les impida.

En ese sentido, agradeció a los responsables y dueños de los negocios formalmente establecidos, así como a los restauranteros, su disposición de dialogar con la administración estatal y por reconocer que no hay condiciones sanitarias para su reapertura.

Barbosa Huerta pidió a las y los poblanos solidez y convicción en la prevalencia de las medidas sanitarias de prevención, como la sana distancia, el uso de cubrebocas y confinamiento, con el objetivo de consolidar el Pacto Comunitario y así evitar la propagación del coronavirus en Puebla.