Hace unos días, un grupo de astrofísicos, biólogos, sociólogos, psicólogos e historiadores se reunieron en el Museo de la Ciencia y la Industria en París, Francia para discutir sobre la posible existencia de vida extraterrestre.

Estos investigadores forman parte de Mensajes a Extraterrestres Inteligentes (METI), organización que se encarga de enviar señales Interestelares con la esperanza de recibir respuesta algún día.

Según los estudiosos, es muy probable que haya vida en otros planetas y es muy contradictorio no lograr contactarla. A  esta contradicción la llaman El Gran Silencio La Paradoja de Fermi, ya que el físico italiano Enrico Fermi también se cuestionó esta contradicción en 1950.

Una de las misiones de la organización METI consiste en formular hipótesis al respecto de El Gran Silencio, por lo que en su reunión discutieron una de sus hipótesis más controvertidas: “hipótesis del zoológico”.

Según Douglas Vakoch, presidente de METI, la hipótesis del zoológico consiste en que los extraterrestres nos están vigilando en la Tierra, tal y como nosotros lo hacemos con los animales del zoológico.

¿Por qué no se comunican?

De acuerdo con Danielle Briot, quien trabaja en el Observatorio de París, hay experiencias del pasado que muestran que el encuentro de 2 civilizaciones es peligroso para ambas. Por consiguiente, afirma que los extraterrestres civilizados no tratarán de comunicarse con nosotros.

En el año 2010, Stephen Hawking dijo en el canal de Discovery Channel que un encuentro con la vida extraterrestre sería caótico, pues ellos muy probablemente están más adelantados que nosotros: “Con tan sólo mirarnos a nosotros mismos podemos ver cómo la vida inteligente podría resultar ser algo que no nos gustaría conocer”.

Sin embargo, Vakoch propone que debemos buscar “alternativas más activas” en donde los extraterrestres se vean obligados a respondernos, y que esto se puede lograr a través de señales de radio poderosas y ricas en información a las estrellas cercanas.

Con información de BBC News