Después de que hace unos meses Vladimir Putin, presidente de Rusia, afirmara que era necesaria una revisión a la Constitución para modificarla en función de los valores morales y geopolíticos de Rusia, este miércoles se aprobaron 206 modificaciones a la Carta Magna.

Entre los cambios que se efectuaron en la Constitución se encuentra la indexación anual de las pensiones de los rusos, la prohibición de ceder territorio a otros países, la inclusión de Dios,  y el reconocimiento del matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer, por lo que se descarta legalizar el matrimonio homosexual.

Esta reforma constitucional también permite a Vladimir Putin optar por dos mandatos más y según la Comisión Electoral obtuvo un apoyo del 77.92% y el 21.27% de votos en contra, en el plebiscito del 1 de julio.

De acuerdo con la Comisión Central Electoral de Rusia (CEC), participó el 64.99% de los 109 millones de ciudadanos con derecho a voto, es decir, más de la mitad de la población acudió a votar por adelantado.

Según informó la CEC, más de 50 millones de rusos acudieron a votar los primeros seis días de las votaciones y otros cuantos millones acudieron el día de ayer, lo cual daba lugar a fraude, según la oposición.

Tras la votación el Ministerio Interior recibió 839 denuncias de irregularidades, sin embargo no influyó en los resultados electorales.

Con información de Forbes.