Sus palabras pareciera que no tienen una destinataria o destinario específicos, pero salen contundentes, sin eufemismos, cuando se habla de Puebla capital y del proceso electoral de 2021, que por primera vez ofrece la posibilidad de la reelección.

El senador del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) Alejandro Armenta Mier reprueba a los gobernantes, incluso de su partido, que, sin dar resultados, levitan, carecen de autocrítica y pretenden la permanencia en el cargo.

Encima, con la crisis y la tragedia del Covid-19 en el estado, son al menos, dice Armenta, “imprudentes”, por tener esas “ambiciones perversas” y, para ellas, utilizar la “plataforma del Ayuntamiento”.

“Ya en Puebla está muy convulsionado, veo muchos apetitos legítimos e ilegítimos, justificados e injustificados. Veo muchas ambiciones perversas de utilizar la plataforma del Ayuntamiento para otros intereses que pueden ser legítimos”.

En entrevista, el hoy presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara Alta responde cuando se le pregunta directamente sobre la presidenta municipal Claudia Rivera Vivanco.

Se niega a dar un diagnóstico. No se erige, dice él, como “un gran elector”, pero eso sí, considera que debe haber mucha racionalidad, en ella y cualquier otro que ejerce algún cargo público.

“Tiene que haber una autocrítica, debemos de saber en dónde estamos pisando, debemos de saber qué tanto la población nos respeta, nos acepta. Cuál ha sido nuestro desempeño, por eso es que, en ese sentido de autocrítica, a veces es complejo que el político, la política, se haga autocrítica.

“Normalmente nuestro ego, los que ejercemos representación política, lo digo por mí, sobredimensionamos nuestra exposición mediática y nos levantamos con un ego, que creemos que todo lo que está a nuestro alrededor está a favor de nosotros”.

Hacia la presidencia del Senado

A un año exacto de su triunfo en las urnas, este miércoles 1 de julio, el poblano Alejandro Armenta recuerda que obtuvo, tan solo en el municipio de Puebla, 450 mil votos. En todo el estado, consiguió un millón 419 mil sufragios, para llegar al escaño que hoy representa en la sede senatorial, que se ubica en las intersecciones de las avenidas Reforma e Insurgentes, en la Ciudad de México.

El tema viene a cuenta por las versiones que lo apuntan como posible candidato a la alcaldía en 2021.

Pero hay más en el contexto inmediato de Alejando Armenta, quien también es propuesta seria del Grupo Parlamentario de Morena en la Cámara Alta, para ocupar la presidencia del Senado de la República.

Eso lo pondría en una ruta muy similar a la del hoy gobernador Miguel Barbosa Huerta, quien también fue diputado federal, luego presidió el Senado, entre 2014 y 2015, finalmente hoy tiene las riendas del estado. Son rutas que se parecen.

Alejandro considera esas comparaciones honrosas y con generosidad, pero también dice que tiene su propio derrotero y, por hoy, no está obsesionado en el próximo cargo o encargo, sino en terminar con éxitos los pendientes en la Comisión de Hacienda del Senado, de la que es presidente.

¿Cuéntame cómo está la posibilidad para que pudieras ser presidente de la Mesa Directiva del Senado para este último año de la legislatura?

-Yo agradezco que me consideren, pero la tarea de la Comisión de Hacienda (que preside actualmente) no la puedo menospreciar. Es una tarea verdaderamente trascendente. Estoy contento, feliz, porque hemos logrado contribuir a poner orden a este flagelo que representó el saqueo fiscal, presupuestal y energético en nuestro país. Por nosotros pasó en equipo la Ley contra las Empresas Fantasma y la ley contra la facturación apócrifa, que llegó a justificar más de 9 mil millones de facturas

“Por la Comisión de Hacienda pasan los presupuestos, la Ley de Ingresos anual. Este año la Ley 2020 fue promotora del desarrollo y de los sectores productivos… Hemos contribuido a tantos y tantos temas… de verdad me siento muy muy satisfecho.

“A mí me gustaría terminar como presidente de la Comisión de Hacienda, este es el Tercer Año Legislativo, que inicia en septiembre, pero yo no descarto tampoco esa posibilidad, pero no tengo obsesión”.

-Finalmente, es una decisión del grupo mayoritario de Morena. ¿Si tus compañeros te lo piden o se dan las circunstancias, pues tendrás que entrarle?

-Claro, pero seré factor de unidad, tampoco estoy en la postura de negarme, claro que es un honor que me consideren, pero estoy feliz en donde estoy.

-Solamente un poblano ha sido presidente del Senado, Miguel Barbosa y, en caso de que se llegaran a dar las circunstancias, tú serías otro poblano que llegue.

-Desde luego que el gobernador hizo un papel extraordinario como presidente… claro que hay que reconocerlo y eso le permitió fortalecer sus vínculos institucionales, y qué gusto que poblanos tengan este tipo de distinciones y poblanas.

-Pareciera una ruta: el hoy gobernador fue presidente del Senado y luego fue gobernador. Se parecen mucho las rutas que ustedes dos tienen.

-Creo que cada uno tiene una historia y hay que valorar, hay que reconocer… a mí me honran siempre las comparaciones con hombres o mujeres que han tenido una trayectoria a favor de México y de Puebla.

La tragedia del Covid

-Hay quienes también te están apuntando para ser el candidato de Morena a la alcaldía de Puebla capital.

-Hay que verlo con objetividad: obtuve más de 450 mil votos en la capital en la elección 2018 y ese nivel de respaldo, que agradezco, lo hemos honrado con trabajo. Nuestra obligación es comunicar y que me mencionen también es una distinción.

“En este momento es complejo hablar de eso, porque estamos viviendo una tragedia en Puebla, por la muerte de miles de personas. Hoy mismo me entero de amigos cercanos, de personas conocidas que se encuentran hospitalizados o de compañeros que han fallecido por el Covid-19… esos son los temas que me ocupan”, dice al recordar que, para mejorar los esquemas de consumo y alimentación de los mexicanos, presentó a principio de la semana una iniciativa.

Por ello, agrega, “cuando me comentan el tema de Puebla, pues yo les digo que yo no estoy haciendo nada. No estoy caminando en Puebla. Si tuviera interés en ser aspirante, estaría, todo el tiempo que me queda libre, estaría ocupado buscando acercamientos y entonces no lo estoy haciendo, porque no quiero ser un factor de división.

“Ya en Puebla está muy convulsionado, veo muchos apetitos legítimos e ilegítimos, justificados e injustificados. Veo muchas ambiciones perversas de utilizar la plataforma del Ayuntamiento para otros intereses que pueden ser legítimos.

“Entonces, lo que menos quiero ser es un ingrediente más para la confrontación de las y los poblanos. Estoy enfocado a dar resultados en el Senado en equipo, siempre en equipo”.

-¿Qué ejemplo puedes dar de esas aspiraciones perversas?

-Las que anteponen un interés personal a un interés de partido o a un interés colectivo. Cuando no es una causa social, cuando no hay un proyecto, cuando sólo es el poder por el poder mismo. Yo no comparto esos proyectos.

“El poder por el poder mismo no es una tesis que a mí me anime, tiene que haber una causa, tiene que haber razón y, por lo tanto, ahí cada quien que se identifique. Hay que demostrar en nuestros hechos todos los días, porque estamos en un cargo, para qué queremos un cargo, tenemos que honrar cada segundo, cada minuto el espacio público, la oportunidad de representación que se nos otorga.

“Entonces, a mí no me mueve el poder por el poder, así es que por eso estoy ajeno al tema de Puebla municipio, no quiero ser un ingrediente más de la convulsión que ya hay en este momento en la entidad.

“Tenemos que promover la unidad, tenemos que buscar los acercamientos, que los tres órdenes de gobierno le respondan con toda decisión, vinculación, con coordinación a la población. Los gobernados no siempre distinguen entre una autoridad federal, estatal o municipal, y lo que quieren son respuestas y a veces pareciera que pueden más las diferencias que las coincidencias, el punto de intersección de los intereses públicos es el ciudadano más allá de las afiliaciones partidistas”.

-¿Tú como militante de Morena, qué tan legitima ves la aspiración que tiene la alcaldesa Claudia Rivera Vivanco (de reelegirse)?

-Yo no soy nadie para limitar o promover una aspiración pública. No puedo asumirme como un gran elector. Sería un error en esta etapa de la Cuarta Transformación y en la consolidación de nuestro partido. La Constitución es muy clara, vivimos un estado de derecho y como ciudadanos poblanos todas y todos tenemos derecho a la vida pública. ¿Quién soy yo para coartar o para promover una aspiración? De verdad, estoy ajeno a ese tipo de pequeñeces mentales. Lo digo con cariño: no soy yo ni debo ser, cada ciudadano y cada poblano debe ejercer sus libertades con respeto a la ley, pero también ese respeto a la ley significa una autocrítica.

“Tiene que haber una autocrítica, debemos saber en dónde estamos pisando, debemos de saber qué tanto la población nos respeta, nos acepta. Cuál ha sido nuestro desempeño, por eso es que, en ese sentido de autocrítica, a veces es complejo que el político, la política, se haga autocrítica.

“Normalmente nuestro ego, los que ejercemos representación política, lo digo por mí, sobredimensionamos nuestra exposición mediática y nos levantamos con un ego, que creemos que todo lo que está a nuestro alrededor está a favor de nosotros.

“Cuando perdemos la dimensión del círculo que nos rodea, que nos dice que todo lo hacemos bien, empezamos a levitar, entonces debemos de ser muy cuidadosos, debemos de ser objetivos, debemos de ser autocríticos, porque si no, perdemos competitividad.

“Quien no entiende eso, pierde competitividad frente a su adversario. Las elecciones desde 1980 son elecciones de alta competitividad electoral y los factores de riesgo”.

-Entonces, ¿le haces el feo a la boleta del 2021?

-Se puede interpretar desprecio, pero más bien es respeto. Hay que entender que se vive una etapa muy difícil para Puebla y que estamos en medio del Covid. El partido, seguramente, iniciará su proceso y tendrá que hacer las valoraciones que corresponden.

“Hay quienes por evidencia natural ya están haciendo labor o están manifestando directa o indirectamente su aspiración, yo no lo he hecho ni lo voy a hacer, pero no quisiera que se interpretara como desprecio. Más bien es por responsabilidad, por prudencia, por cordura, por objetividad. Puebla merece racionalidad, objetividad, prudencia, paciencia”.

-¿Qué tan mezquinos son quienes están concentrados solamente en 2021, en medio de esta tragedia?

-No tengo calificativo. Cada quien sabe. Yo diría no hay que ser imprudentes, nosotros los que hacemos vida política no seamos imprudentes.