Terminar con los negocios de particulares que se realizaban al amparo del poder y con la guerra sucia electoral, es el fin que persiguen las propuestas para prohibir la propaganda electoral en el transporte público y anuncios espectaculares, así como la cancelación de la permuta de  42 hectáreas del parque Flor del Bosque, entregadas a un empresario.

Así lo aseguró el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta, al señalar que durante su gobierno se “limpiará” al estado de vicios de corrupción mediante los que se le atacó durante la campaña a Casa Puebla, como la difusión de propaganda negra a través de la que privados y funcionarios “se hinchan de dinero”

“(…) hay que volver equitativas las elecciones, hoy que está en el poder una nueva fuerza política, tiene que actuar con una visión de Estado y no servirse de lo que nos dolimos nosotros. Acuérdense todo lo que me hicieron, desde los espectaculares, desde la propaganda en el transporte público, desde la campaña negra difundiendo entrevistas en revistas (…)”