El diputado federal de Morena, David Bautista Rivera, aseguró que el grado de vulnerabilidad por COVID-19 se incrementa en la cuenca de los ríos Atoyac-Zahuapan, debido a que la contaminación de estos y otros cuerpos de agua, ha sido la causa del incremento drástico de enfermedades graves como insuficiencia renal y diferentes tipos de cáncer en la región.

El legislador poblano, sostuvo que la contaminación tiene repercusiones negativas a corto y largo plazo en la salud de la población en México y en el mundo y aumentan los niveles de vulnerabilidad ante una pandemia como la que estamos viviendo.

En el caso la cuenca de los ríos Atoyac-Zahuapan que comparten los municipios tlaxcaltecas de Tepetitla, Nativitas e Ixtacuixtla, así como Huejotzingo y San Martín Texmelucan, pertenecientes a Puebla, es parte de esa geografía que la propia Semarnat ha reconocido desde el año pasado como “infiernos ambientales”, debido a la devastadora contaminación de suelo, aire y agua que las caracteriza.

“Esto genera una doble emergencia sanitaria, nos muestra las condiciones de vida precarias asociadas a muchas enfermedades crónico-degenerativas y que llevan a las personas afectadas por el COVID-19 a un desenlace trágico, asimismo se añade el fenómeno de la toxicidad ambiental y sus implicaciones, lo cual recrudece los efectos de salud de otras enfermedades”, afirmó.

Bautista Rivera consideró que es necesario fortalecer las capacidades políticas, administrativas y financieras de los municipios, incorporando en todos los ámbitos de la sociedad y de la función pública, criterios e instrumentos que aseguren la óptima protección, conservación y aprovechamiento de nuestros recursos naturales, conformando así una política ambiental integral e incluyente dentro del marco de desarrollo sustentable Nacional e Internacional, ante el gran reto mundial que enfrenta México por su gran afectación en el medio ambiente derivado de la pandemia por COVID-19.

A través de un Punto de Acuerdo, exhortó respetuosamente al Instituto Nacional para el Federalismo y Desarrollo Municipal, a desarrollar e implementar, programas federales que permitan la inserción de la política global ambiental, dedicadas a salvaguardar el medio ambiente que se ve afectado por la pandemia del COVID-19.

Por otro parte, dijo, la contingencia sanitaria por la pandemia del Covid-19 ha causado daños en el cuidado del medio ambiente. Pese al confinamiento, denunció que los casos de tala, cacería, extracción y comercio ilegal se multiplican a diario en selvas bosques mexicanos a falta de vigilancia. La contaminación se incrementa, justo cuando la pandemia representa un mayor riesgo a la salud en el sistema respiratorio de los mexicanos.

Del tal manera, aseguró, que la pandemia del COVID-19 vino a profundizar aún más la falta de vigilancia en las áreas naturales o zonas de importancia ecológica, situación que antes de la llegada del virus ya comenzaba a reflejarse, como consecuencia de la disminución del presupuesto al sector ambiental.

Asimismo, puntualizó que por la gravedad de la pandemia, hemos requerido productos forestales, desde el papel para el cubre bocas y filtros respiradores, hasta el embalaje de paquetes para las compras en línea, incluso el papel sanitario que personas atemorizadas han comprado en grandes cantidades.

Advirtió: “Si no tomamos medidas de prevención, existe el peligro real de que el COVID-19 anule décadas de progreso para el medioambiente”.