La Pirámide del Sol en Teotihuacán es nada menos que una de las más visitadas de México debido a la creencia de que posee gran energía, dogma que ha acompañado a distintas generaciones.

Tenemos, por otro lado, la Pirámide de Keops en Egipto, que sin duda se trata de la zona arqueológica más visitada de todo el planeta.

A pesar de la gran distancia temporal y geográficamente hablando que poseen entre sí, ambas pirámides también guardan similitudes con mucho significado. Entre ellas poseen las mismas dimensiones en sus bases, además de encontrarse en el mismo plano.

Claro está que también tienen diferencias muy marcadas, como que la pirámide en Guiza fue construida con la intención de que funcionara como recinto para tumbas, sin perder su corte afilado en la punta.

Las de Teotihuacán, en cambio, fungían como templos y su basamento es más plano, ya que ahí se encontraba su adoratorio.

 

Localización similar

Cabe señalar que la Pirámide del Sol se encuentra ubicada justo en la parte opuesta a la de Keops en Egipto.

Dichas característica hacen que cuando el último rayo del sol se despida en la cima de la pirámide mexicana, justo en ese momento comience a asomarse el primer rayo del sol en la cima de la pirámide de Egipto.

 

Relación con la constelación de Orión

Además, ambas pirámides guardan relación con la constelación de Orión, sobre la cual varias teorías aseguran que fueron los extraterrestres quienes vinieron a la Tierra para ayudar a las dos civilizaciones antiguas para construirlas, esto con la intención de alinearlas a dicha constelación.

Cabe destacar que esta constelación está formada por tres estrellas, como las tres pirámides alineadas en Egipto.

 

Foto: Captura de Pantalla de YouTube