A través de un acuerdo con las autoridades o en todo caso con un amparo, propietarios de comercios, restaurantes y hoteles prevén reiniciar sus actividades a partir del próximo 6 de julio en Puebla, ante la crisis por la que atraviesan a causa de la pandemia por coronavirus.

En respuesta, el gobernador Miguel Barbosa Huerta sólo ofreció mesas de diálogo para pequeñas y grandes empresas como Volkswagen, recapaciten y reconozcan que no hay condiciones ante el alto número de contagios en la zona metropolitana y el resto del estado.

Este lunes empresarios organizaron una conferencia de prensa a las afueras del Hotel Royalti, uno de los establecimientos del Centro Histórico que se encuentran cerrados debido a la pandemia.

Ahí detallaron la problemática de los integrantes de organismos como la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac); la Cámara Nacional de Comercio (Canaco); así como la Asociación de Hoteles y Moteles de Puebla.

Sobre la situación del comercio establecido, Marco Antonio Prósperi Calderón, presidente de la Canaco, indicó que este lunes 29 de junio diversos locales del centro histórico de Puebla cumplieron 103 días de cierre, por lo que actualmente están imposibilitados para pagar rentas, salarios o impuestos, ya que no han recibido ningún tipo de apoyo o descuento para esos gastos.

Señaló que no han tenido ningún acercamiento con el gobierno municipal, pues buscan una reunión con la presidenta Claudia Rivera Vivanco, sin embargo hasta el momento no hay teniendo ninguna respuesta para trabajar en la reactivación.

“Pedimos crear un comité o mesa de trabajo permanente de manejo de esta crisis con la participación del sector privado y juntos, en un ejercicio de gobernanza, definir las mejores estrategias que nos permitan una reactivación económica ordenada y paulatina. Hemos entregado algunas misivas al gobierno  estatal y municipal para informarles que el sector comercio, turismo y servicios está preparado para reactivar la economía, sin que hasta el momento tengamos una respuesta“, reprochó.

Por su parte Olga Méndez Juárez, representante del sector restaurantero en Puebla, señaló que la situación económica ha llevado a la quiebra por lo menos 900 de sus afiliados, lo cual representa la pérdida de 6 mil empleos y al menos 360 restaurantes siguen cerrados, mientras que los 480 que se encuentran abiertos reportan una caída de ventas del 90 por ciento.

Ante esta situación Manuel Domínguez Gabián, representante de la Asociación de Hoteles y Moteles de Puebla, propuso coordinación a las autoridades municipales y estatales para la reactivación económica, pero también que haya certeza en las fechas, por lo que plantean que sea el lunes 6 de julio cuando reinicien las actividades comerciales en el centro de Puebla.

“Estamos pidiendo el apoyo del gobierno estatal y municipal para que juntos, trabajando en alianza, poniendo hacer nuestros deberes, debemos aprender a vivir con el coronavirus para restablecer la economía, para que paren los cierres de comercio y ya no haya más desempleo; es claro que la salud es lo primero pero la reapertura ya no tiene espera”, expuso.

Durante la rueda de prensa estuvieron presentes meseros de los restaurantes, los cuales hasta el momento se encuentran laborando en la informalidad pues han tenido que recurrir a la venta de alimentos en la calle ante la falta de ingresos formales que obtenían en los restaurantes establecidos.

Asimismo estuvieron locatarios del mercado de artesanías El Parián, el cual ha intentado reiniciar actividades sin embargo se ha visto involucrado en situaciones de violencia que han interrumpido esta situación aunado a la crisis sanitaria del Covid-19.

Va reapertura con diálogo o con amparos

Para ampliar el tema, José Juan Ayala Vásquez, representante de los comerciantes del Centro Histórico de Puebla, señaló en entrevista posterior que a la fecha son al menos 3 mil 500 familias las que han perdido sus locales o se encuentran desempleadas por la suspensión de la actividad comercial.

Respecto a la posibilidad de recurrir a un amparo, señaló que lo primero es el diálogo y la comunicación pero en la desesperación todo puede pasar.

"Somos comerciantes, no somos expertos en derecho pero tenemos necesidades y nuestros representados tienen hambre y cuando se está por encima de todo, no hay ninguna ley que lo pueda hacer o gobierno que pueda no permitirlo, cuando la necesidad es mucho más grande", señaló.

Gobierno propone mesas de diálogo

Ante esta situación el gobernador Miguel Barbosa Huerta informó que buscará dialogar con el sector privado y con empresas como Volkswagen, al reiterar que no hay condiciones para seguir laborando, ya que la entidad poblana atraviesa por momento muy complicado en cuestión de salud.

Ante los señalamientos de las cámaras empresariales que anunciaron la reapertura la siguiente semana, el mandatario criticó dichas posturas.

“No se trata de que hagan una conferencia de prensa o que me vengan a convencer, se trata de que asuman ellos una decisión frente a un hecho notorio que son las condiciones en las que estamos sobre la pandemia. Yo les hable de un pacto comunitario, es un pacto entre todas las personas y vamos a llegar hasta donde las personas quieran llegar y si no quieren asumir este pacto comunitario y hacen todo lo contrario, vamos a tener todos consecuencias”, adelantó.

Sin embargo, subrayó que buscará dialogar con todos empresarios pequeños, medianos y grandes, así como restauranteros, a través de la Secretaría de Economía, la Secretaría del Trabajo, la Secretaría de Gobernación para apoyarlos.

“Vamos a dialogar con Volkswagen y con cualquier empresa para que reconozcan que no hay condiciones para reiniciar actividades, es una situación muy complicada, lo reconocemos, sabemos que se está dañando la economía, lo reconocemos,”, puntualizó.

Volkswagen comienza producción

Aunado al emplazamiento del sector servicios y la postura del gobierno del estado, la planta armadora Volkswagen reinició oficialmente este día su producción en las naves de Jetta, Golf y Tiguan, con el regreso del 30 por ciento de su plantilla laboral que representa 3 mil 400 trabajadores.

En tanto que la planta Audi, en San José Chiapa, se encuentra en la misma fase de producción pero desde el 22 de junio, esto derivado de los compromisos pactados con mercados internacionales, principalmente el norteamericano.