Un nuevo máximo de casos diarios de Covid-19, con 40 mil 588, se registró ayer en Estados Unidos y la cifra general de fallecidos se incrementó a 124 mil 325, tras sumar otros 2 mil 516.

La nueva cifra de infectados de ayer supera a la del viernes, cuando se registraron casi 38 mil a consecuencia de la extraordinaria oleada de contagios en las entidades del llamado Cinturón del Sol, donde Florida y Arizona son las más afectadas.

La Universidad Johns Hopkins y la agencia de noticias Reuters informaron que la cantidad nacional de enfermos por el virus ya rebasó 2.5 millones y la de defunciones superó 125 mil, según una nota del diario La Jornada.

En los EU, en 31 estados han repuntado los contagios en comparación a hace dos semanas, y 11 de ellos han dado marcha atrás en sus medidas de reapertura. El rebrote ha sido más pronunciado en algunos estados del sur y el oeste que reabrieron antes y de manera más agresiva.

Florida reportó 9 mil 585 nuevas infecciones en 24 horas, un récord por segundo día consecutivo, mientras Arizona –donde los hospitales comenzaron a ampliar sus servicios para atender este rebote– registró 3 mil 591, que coincide con su récord anterior, informado el martes.

Nevada sumó mil 99 casos, el doble de su máximo anterior, mientras Carolina del Sur y Georgia reportaron mil 604 y mil 990, respectivamente, que también marcaron nuevos récords diarios.

El vicepresidente Mike Pence pospuso los actos de campaña para su relección, y la del presidente Donald Trump, planeados en Arizona y Florida la próxima semana, por precaución, a raíz de los nuevos picos, informó el diario The Wa-shington Post, que cita a un funcionario relacionado con las actividades proselitistas.

Pence aseguró un día antes que el crecimiento de los casos se debe al aumento de las pruebas de detección de Covid-19, pero expertos estiman que la elevada tasa de contagios, 13 por ciento en algunos estados, indica que el virus se propaga por encima de la capacidad de aplicar los exámenes debido a la relajación de las restricciones en los últimos días.

Trump incrementó radicalmente sus medidas de protección para evitar contagiarse, a pesar de que rechaza precauciones básicas, como el uso de cubrebocas o la medición de temperatura corporal, por cuestión de imagen, según fuentes de la cadena CNN.