Herminia Camacho Rivera renunció al Órgano Interno de Control del Congreso de Puebla en medio de contradicciones, pues no se explicó el motivo de su salida, pero la pidió desde el 19 de marzo, con efectos del 1 de abril y fue recibida hasta el 1 de junio.

A pesar de la antigüedad del oficio, a los legisladores se les entregó copia hasta este miércoles, solo una hora antes de que se votara en la sesión ordinaria del pleno.

Aunque la oposición intentó frenar la aprobación de la renuncia en vista de las inconsistencias, fue aprobada por mayoría, con 28 votos a favor, dos en contra y nueve abstenciones.

Para no posponer la aprobación, los diputados de Morena, PT y PES argumentaron que la contradicción de fechas se trató de una pifia y se votó para corregirla en la misma sesión.

El presidente del poder Legislativo, Gabriel Biestro Medinilla, señaló que la renuncia se recibió el 1 de junio, así que esa era la fecha en que surtió efectos, no el 1 de abril, como establecía el acuerdo.

No explicó los motivos de la renuncia, no aclaró quién es el encargado de despacho ni desde cuándo dejó de cobrar Camacho Rivera, pese a que varios diputados le exigieron detallarlo.

Los cuestionamientos provinieron de los priistas Javier Casique Zárate y Rocío García Olmedo; el perredista Armando García Avendaño; el petista José Juan Espinosa Torres y del diputado sin partido Héctor Alonso Granados, pero no se dijeron conformes con las respuestas.

De acuerdo con el artículo 202 de la Ley Orgánica del poder Legislativo, el Órgano Interno de Control se encarga de vigilar el ingreso, egreso y uso de los recursos públicos, y tiene la facultad de practicar auditorías internas.

Se encarga de admitir denuncias contra servidores públicos, investigar los actos denunciados y sancionarlos, además de que puede perseguir y castigar de oficio faltas administrativas no graves de los diputados.

Se niegan a pedirle cuentas

Los diputados de Juntos Haremos Historia también se negaron a citar a una comparecencia a la funcionaria, para que rindiera un informe de su labor y explicara la situación en la que dejaría el órgano interno.

La comparecencia fue solicitada por Espinosa Torres, quien consideró que era necesario que todos los diputados pudieran plantear sus dudas respecto al año y ocho meses de gestión de la ahora extitular.

Por tres horas los diputados discutieron las contradicciones de la renuncia y la opacidad en la que se dio, pero a pesar de eso no se aclaró el tema por completo.

Solo Vianey García Romero (de Morena), reveló que Camacho Rivera recibió una oferta laboral del gobierno federal y ahora trabajará en la Ciudad de México.

No obstante, al interior del poder Legislativo trascendió que se fue por roces con Biestro Medinilla, pues era sabido que no tenían una buena comunicación.

Por recomendación del gobernador Miguel Barbosa Huerta asumió el cargo el 1 de octubre de 2018, 15 días después de la llegada de la LX Legislatura al Congreso local.