En rueda de prensa matutina, presidida por el gobernador del estado de Puebla, Miguel Barbosa Huerta, el secretario de Gobernación David Méndez Márquez confirmó que 1 de los 177 reos del estado, que han resultado positivos a Covid-19, está recluido en el Centro de Readaptación Social de Huauchinango.

Desde hace unas semanas, había trascendido un posible brote de COVID en el centro de reclusión, situación que se manejó con hermetismo por parte de la gobierno municipal que preside Gustavo Vargas Cabrera, mientras que información extraoficial señalaba que al menos dos custodios habían resultado contagiados.

Esta sería la tercera ocasión en la que surge un brote de Covid, en el reclusorio, pese a que han indicado que se llevan a cabo protocolos de sanitización para proteger a los reos.

Días después se conoció el caso del fallecimiento por coronavirus de una custodia, a la que por varios días se le negó atención médica especializada y ante la gravedad de su condición tuvo que ser trasladada en la batea de una camioneta al Hospital General, situación duramente criticada ya que el ayuntamiento cuenta con una ambulancia.

Posteriormente trascendió el caso del contagio de una mujer que labora en el área médica del hospital, pero de igual manera el ayuntamiento no dio a conocer el caso, situación que preocupa a los internos y sus familiares ya que las condiciones del penal podrían incrementar el número de casos, al no contar con medidas de higiene y sana distancia por el nivel de sobrepoblación que existe.