La reapertura de plazas y centros comerciales de la capital del estado por el Día del Padre, fue frenada por personal del Ayuntamiento de Puebla y de Protección Civil estatal aunque en municipios como Cuautlancingo, la actividad económica no esencial se realizó sin ninguna restricción.

Desde el pasado viernes fue reportado a través de redes sociales el reinicio de actividades en centros comerciales como Plaza Loreto donde los locatarios reabrieron sus establecimientos pese al decreto del gobierno del estado y al semáforo de contagios de Covid-19.

Zapaterías, tiendas de regalos, mueblerías, tiendas de ropa y restaurantes con servicio, ubicados en ese centro comercial operaban de forma normal, muchos de ellos sin exigir el uso de cubrebocas ni ofrecer gel antibacterial a clientes o empleados, contrario a lo dispuesto por las autoridades estatales y federales. 

Su actividad se mantuvo durante el viernes y hasta las 18:30 horas del sábado cuando personal del Ayuntamiento y Protección Civil Municipal de Puebla llegó a este inmueble al norte de la capital que tampoco contaba con un módulo de revisión en ninguno de los accesos para controlar el uso cubrebocas.

El personal del Municipio de Puebla visitó cada uno de los locales no esenciales que se encontraban abiertos en ese momento, invitando a los encargados de los mismos a suspender sus ventas por no contar con autorización. 

Sin realizar ningún tipo de clausura, los locatarios aceptaron cerrar sus negocios con la advertencia de que en caso de reincidir habría sanción.

Cruz del Sur opera como si nada

Este medio realizó un recorrido en otro de los centros comerciales donde se denunció la reactivación económica sin ningún tipo de regulación, como fue el caso de Cruz del Sur ubicada en el bulevar Forjadores,  a la altura del municipio de Cuautlancingo. 

Desde el viernes también se denunció la reactivación de dicho centro comercial y que prosiguió hasta la tarde del sábado cuando se pudo ver que tiendas de perfumes, regalos, zapaterías, ropa, y otros artículos no esenciales se encontraban ofreciendo sus servicios muchos de ellos sin medidas sanitarias básicas como el uso de cubrebocas o gel antibacterial.

Aunque la plaza sí contaba con personal tomando la temperatura de las personas y exigiendo el uso de cubrebocas antes de ingresar, una vez adentro los clientes y el mismo personal de algunos establecimientos no respetaban el uso de este aditamento pese a ser obligatorio.

Por parte de la administración de la plaza se cumplió con el retiro de las mesas en el área de comida rápida pero no se controló el número de personas dentro del centro comercial en donde había familias completas, personas de la tercera edad y mujeres embarazadas comprando para el Día del Padre. 

Esta misma situación se puedo ver en la tienda Coppel ubicada en esta plaza, donde familias completas y personas en situación vulnerable no respetaban las medidas de sana distancia al momento de ver ropa y probarse zapatos en los pequeños pasillos. 

Caída de 75% en ventas por Día del Padre, prevé Canaco-Puebla

Debido a la situación económica provocada por la pandemia y a que más del 80 por ciento de los comercios afiliados a la Cámara de Comercios, Servicios y Turismo (Canaco) se encuentran cerrados, el organismo prevé una pérdida para el Día del Padre del 75 por ciento en las ventas, en comparación con el año pasado.

En entrevista con e-consulta el presidente de la Canaco, Marco Antonio Prosperi Calderón, señaló que ocho de cada diez negocios mantendrán sus cortinas abajo conforme a las indicaciones del gobierno del estado, y únicamente se mantendrán abiertos los que son esenciales, siguiendo todas las medidas de sanidad necesarias.

Ante este panorama, estimó que las ventas de los afiliados caerán un 75 por ciento, en comparación con el año pasado, es decir de los 200 millones de pesos que se vendieron en 2019 en la entidad, de acuerdo a la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño de Puebla (Canacope), únicamente se prevé la venta de 15 millones.

Por lo que hace a la cifra exclusivamente a la capital del estado, de los 51 millones comercializados por la cámara el año pasado se prevé que este solamente sean 38.2 millones de pesos.

“Se hizo un estudio de la Canacope, este estudio arrojó que solamente los comercios tradicionales, con respecto al año pasado, solamente van a vender el 25 por ciento de lo que se vendió en 2019, o sea, las ventas caerán en el 75 por ciento. Ese es el tamaño del problema que estamos teniendo por la pandemia”, comentó.

Asimismo explicó que este año va a crecer el comercio virtual aproximadamente un 22 por ciento en comparación con el año pasado, por lo cual auguró que muchos comercios estarán migrando a este sistema, aunque también seguirá el comercio tradicional ya que tiene la ventaja de que mucha gente aún no tiene acceso a internet.