Eric Márquez Sánchez, quien laboraba hasta el pasado 30 de abril dentro de la Secretaría del Bienestar estatal, denunció ante la oficina del gobernador Miguel Barbosa Huerta su despido injustificado y acusó que la dependencia incumplía con las normas de sanidad ante la pandemia de COVID-19.

A través de diversos oficios expuso que se desempeñaba como Analista Especializado “B” en la dependencia, y al emitirse el decreto que ordenó la suspensión de labores presenciales en la Administración Pública Estatal, informó a la Dirección General de Administración de la Secretaría de Bienestar que se ausentaría para salvaguardar su integridad física, dado que padece una enfermedad crónica desde hace 10 años.

A pesar de los acuerdos emitidos y de haber notificado el motivo de su ausencia, Márquez Sánchez fue separado de su cargo el pasado 30 de abril y se canceló su pago de nómina, bajo el argumento de que su superior inmediato en la Subsecretaría de Opciones Productivas para el Bienestar, Carlos Méndez Briseño, solicitó la baja sin motivo aparente alguno, ignorando las disposiciones emitidas por el gobernador. 

También relató que a pesar de que en las instalaciones de la dependencia no se seguían los protocolos de sanitización, continuó laborando en las oficinas hasta el día 15 de abril y dadas las circunstancias, fue cuando decidió ausentarse a partir del 16 de abril, no sin antes notificar a las instancias correspondientes. 

En el texto que hizo llegar al gobernador, Eric Márquez explicó que en las oficinas de la Dirección General de Administración de la Secretaría el día 30 de abril se le quiso condicionar la recepción de su pago con la firma de su renuncia al puesto.

Fue el 15 de mayo cuando se le notificó de “manera arbitraria y sin previo aviso”, en palabras del denunciante, que Méndez Briseño solicitó la separación del cargo de Márquez Sánchez, violando los derechos laborales de este último.

Aunado a la querella por su despido injustificado, también acusó maltrato verbal por parte de Guadalupe Centeno López, abogada del subsecretario Méndez Briseño, quien a raíz de que notificó los asuntos que ocurrían dentro de la dependencia,  “tomó una actitud repulsiva hacia mi persona por parte de ambas personas”, explicó.

“Sigo en espera de la respuesta ante tal petición de apoyo para regularizar o que se investigue por qué se me dio de baja de esa manera, insisto, ante todo transgrediendo mis derechos laborales y no acatando el acuerdo emitido por el Gobernador del Estado, a la vez que me pongo a la disposición de aclarar la situación”, finalizó el denunciante.