Durante su gira por Veracruz,  la camioneta en que viajaba el presidente Andrés Manuel López Obrador fue rodeada por manifestantes que pedían hablar con él.

 “Ni perdón, ni olvido, castigo a los asesinos”, gritaban familiares de personas desaparecidas, mientras personal de ayudantía del mandatario abría paso a la camioneta que salía del Campo Militar Número 26-A, en el municipio de Emiliano Zapata, aledaño a Xalapa, según nota del diario Reforma.

“¡Que se baje, que se baje!”, “¡queremos hablarle!”, le gritaban.

Una de las manifestantes soltó: “tuvo más derecho la mamá del Chapo, que nosotros”. “Sólo atiendes a la mamá del Chapo y a nosotros no”, dijo otra.

Varias mujeres intentaron entregar documentos y cartas al Presidente, quien nunca bajó el vidrio de la Suburban negra.