Gardenia, de 26 años de edad, y su hija Dulce Dayann, de 11, fueron torturadas, asesinadas y calcinadas dentro de un vehículo en la localidad de Santa María Nenetzintla, perteneciente al municipio de Acajete.

 Hasta el momento la Fiscalía General del Estado no ha establecido el móvil de este doble feminicidio.

Los cuerpos fueron localizados el pasado 12 de junio pero no fue sino en horas recientes que se dio a conocer la identidad de las víctimas quienes fueron reconocidas como miembros de la Iglesia Adventista del Séptimo Día (IASD), de la localidad de La Magdalena Tetela, también en Acajete.

A través de redes sociales los allegados a las víctimas dieron a conocer que fue el 11 de junio cuando Gardenia y Dayann salieron de su hogar alrededor de las 15:00 horas à bordo de un automóvil propiedad de su familia, y no supieron más de ellas a partir de ese momento.


Fue la mañana del 12 de junio que los vecinos de Santa María Nenetzintla reportaron la presencia de un vehículo calcinado en terrenos ejidales, por lo que las autoridades locales y ministeriales se trasladaron para realizar las inspecciones pues dentro estaban dos cuerpos.

Se informó que el cuerpo de Gardenia estaba maniatado en el habitáculo y el de la menor estaba en las mismas condiciones pero en la cajuela. Ambas, madre e hija, presentaban huellas de tortura pero en su momento no se dieron más detalles pues los restos estaban calcinados.

Fue a través del vehículo que horas después los familiares de Gardenia y Dulce Dayann confirmaron que se trataba de ellas, por lo que iniciaron con los trámites correspondientes para hacer la identificación formal y recuperar los cuerpos de las víctimas.

Hasta el momento fuentes ministeriales no han precisado el móvil de este hecho pero se espera que dado el impacto que ha generado en la región de donde eran originarias las víctimas, en breve la Fiscalía General del Estado pueda dar más detalles sobre la investigación del caso.