Las personas deben ser disciplinadas y “educarse” en el uso responsable del consumo de energía eléctrica de sus casas, conocer cuáles son sus hábitos en el uso de energía y de cómo están utilizando los equipos electrónicos, electrodomésticos y luces al interior del inmueble.

Entre los aparatos que mayor consumen energía eléctrica en un hogar están las lavadoras, refrigeradores, microondas, cafeteras, secadoras y bombas de agua, señaló Juan Manuel López Oglesby, catedrático investigador de los Posgrados de Mecatrónica de la UPAEP.

Advirtió que en estos momentos de la pandemia del COVID-19 que ha obligado a las personas a permanecer en su casa y en un número considerable de casos, a realizar el llamado ‘Home Office’, “la gente está trabajando con sus equipos de cómputo, principalmente Lap Top, en donde éstos equipos al igual que los cargadores de los teléfonos celulares, consumen energía equivalente a 30 focos led y por consecuencia, están registrando un mayor consumo de energía eléctrica, además de que los niños y jóvenes tomaron sus clases en línea con equipos electrónicos”.

Señaló que además de conocer cuáles son los hábitos de consumo de la energía eléctrica, es importante identificar la edad promedio de los aparatos eléctricos, electrodomésticos y características de las luces que se están utilizando en el hogar, para ver de qué manera se puede reducir el consumo de electricidad.

Hay que recordar que aparatos con más de 10 o 15 años de vida útil pueden gastar más energía eléctrica que un aparato nuevo, además de que si permanecen conectados y no se están utilizando, pueden estar generando el llamado “consumo vampiro”, que también representa una fuga de energía y que a la vez provocan que se pague más por el servicio que ofrece la CFE, manifestó el académico.

Indicó que la gente “debe hacer una auditoría personal de sus hábitos de consumo de electricidad; qué aparatos se encuentran conectados y qué tanto los está usando; checar los años que tienen sus aparatos, y que nuevos equipos ha sumado a este consumo eléctrico durante la presente pandemia del coronavirus, para comenzar a hacer los ajustes necesarios y poder reducir el consumo eléctrico y los pagos del mismo no sean excesivos.

Asimismo, dijo que Puebla está ubicado entre los primeros cincos estados de la república mexicana como uno de los principales consumidores de energía eléctrica, por detrás de estados como Nuevo León, Guadalajara, Ciudad de México y el mismo Estado de México.

Antes de saber qué está sucediendo, las personas deben entender que está pasando y por qué. Para muchos es una ingrata sorpresa el encontrarse en sus recibos de pago de energía eléctrica, aumentos de cobros repentinos que están impactando en la economía de las familias en estos momentos de pandemia.

Dijo que pocas personas se han dado a la tarea de revisar y estudiar completamente la información y datos que vienen impresos en el recibo de energía eléctrica, “la población está tan acostumbrada a que llega de determinada cantidad de pago y que sólo se sorprende cuando hay que pagar el doble de lo habitual”.

Señaló que la gente también está poco familiarizada con el hecho de que la Comisión Federal de Electricidad (CFE), cuenta con múltiples tarifas de cobro que se aplican dependiendo del consumo eléctrico.

“En muchos de los casos, las familias llevan años o décadas pagando tarifas que resultan cómodas y accesibles y de repente resulta que el pago por este servicio se duplica o triplica en algunos casos, porque no sabían de qué tan cerca estaban de esa línea o raya de cambio de precio de la tarifa, aun cuando los consumos no fueran altos”.

López Oglesby ejemplificó al señalar que un hogar en Texas puede llegar a gastar entre 1000 y 1,500 kilowatts horas al mes, mientras que en México, las personas son consideradas como consumidores de alto consumo con la máxima tarifa y con cero descuentos y cero subsidios si llegan arriba de los 250 kilowatts hora por mes.

Agregó que en esas circunstancias y haciendo esas comparaciones a nivel global, los mexicanos no somos consumidores altos, principalmente en el sector de los hogares.

Por lo tanto, dijo que es importante que la gente supervise y analice cómo está aprovechando la energía eléctrica que consume en sus casas y sobre todo, conocer la lectura informativa del recibo de cobro de la CFE y conocer en primera instancia el historial de cómo ha sido el consumo de energía en los últimos 10 o 12 meses.