Al confirmar la emisión de un nuevo decreto para frenar la reanudación de las industrias automotriz y de la construcción por un disparo en los casos de Covid-19 en Puebla, el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta advirtió que posibles brotes de contagio podrían orillar a empresas como Volkswagen (VW) a cerrar sus puertas por una decisión propia.

El mandatario se dijo consciente de que será muy complicado que su disposición se acate, sin embargo, señaló que no propiciará una confrontación con la sociedad, por lo que descartó medidas coercitivas.

Sin embargo, insistió en que no será omiso en advertir que en el estado no hay condiciones para que las actividades productivas, particularmente, las de la industria automotriz, se reanuden.

“Hoy por la mañana he firmado un decreto en el que determino que no hay condiciones para el regreso de las actividades de la industria automotriz, de la industria de la construcción, y que pueda mantenerse el estado de confinamiento, la sana distancia, el uso del cubre bocas y todas las medidas que hemos determinado para evitar o prevenir los contagios”, refirió.

Se debe privilegiar salud de los poblanos, señala

En su conferencia de prensa de este viernes, señaló que es consciente de que su determinación tendrá consecuencias políticas, sin embargo, dijo que, regido por los principios de honestidad y buena fe, es necesario que desde su posición como gobernador, aclare que no existen elementos para que se retome la actividad en las armadoras y proveedoras poblanas.

“De antemano sé que va a ser muy complejo su cumplimiento, de ante mano digo que no voy a confrontar a la sociedad, porque no quiero llevar a la sociedad a un estado de crisis, yo los llamo a la responsabilidad, a que seamos más responsables cada vez ante este escenario”, puntualizó.

En ese sentido, expuso que existen casos de empresas instaladas en Europa, en la que la reanudación de las actividades, propició contagios que orillaron a sus directivos a parar nuevamente sus actividades, por lo que no descartó que esa circunstancia pudiera presentarse en Puebla.

Ante ello, dijo que comprende que será complejo para la VW o Audi no retomar actividades a partir de lunes, pero insistió en que puede haber casos de coronavirus entre sus colaboradores y, ante esa posibilidad, hizo un llamado a privilegiar la salud de las personas.

El mandatario apuntó que, aunque no se busca genera una confrontación con el sector productivo del estado, el no respetar el decreto puede derivar en consecuencias legales, por lo que hizo un llamado a respetar la medida.

“… vamos a decretar que hoy no hay condiciones, solo eso, y de ahí se desprenden muchas consecuencias legales, he dicho que será muy difícil impedir todos los preparativos que se han hecho para salir el lunes (…), y bueno el gobierno tiene que fijar una posición, importante es la economía, pero más importante es la vida y la salud de los poblanos”, subrayó.

En su oportunidad, la secretaria de Economía, Olivia Salomón Vibaldo, indicó que, de acuerdo con los lineamientos federales, hay un semáforo rojo en todo el país, lo que implica que no es posible que se reanuden las actividades no esenciales, como los restaurantes, los centros de entretenimiento y los eventos deportivos, por citar algunos ejemplos.

Barbosa Huerta indicó que no se establecerá una nueva fecha para la reanudación de las actividades en el estado, pues ello dependerá del comportamiento de los contagios.

Hay que citar que esta semana Puebla rompió tres veces consecutivas su record de personas con sospecha de contagio de Covid-19, y este viernes acumula 550 muestras de laboratorio en estudio.

Los contagios activos ascienden a 1 mil 146 distribuidos en 89 municipios, además hay 669 fallecidos.