Dejar de ocupar a la violencia hacia la mujer como recurso mediático y estrategia política, exigió la colectiva feminista de la Facultad de Derecho de la BUAP, Minervas en Resistencia, en el que enfatizaron su rechazo hacia las declaraciones del gobernador Luis Miguel Barbosa y la respuesta institucional emitida por la máxima casa de estudios del estado.

Reprueban declaraciones del gobernador

A través de un comunicado la asociación feminista universitaria expresó su rechazo a las declaraciones del gobernador Miguel Barbosa, en las que minimizó la desaparición de personas en el estado de Puebla.

“Tal declaración  termina por ser una falta de respeto a todas aquellas familias que han perdido un ser querido, y demuestra la enorme falta de empatía que el mandatario estatal tiene ante la violencia e inseguridad que se vive en el territorio”, expresa la colectiva.

Las estudiantes consideran que la expresión de que las mujeres que son reportadas como desaparecidas se van con el novio, pone en evidencia cómo el machismo personal impera ante la responsabilidad gubernamental y la falta de perspectiva de género por parte del mandatario estatal.

En el texto, la colectiva recordaba que en abril del año pasado la Secretaría de Gobernación declaró la Alerta de Género en 50 municipios del estado de Puebla.

Entre las medidas se instaba a que el Gobierno del Estado de Puebla aceptara su responsabilidad ante el daño causado y su compromiso de repararlo, y a que el Ejecutivo estatal enviara un mensaje a la ciudadanía de cero tolerancia ante la comisión de conductas violentas en contra de las mujeres, pero en ambos casos han sido ignoradas y se ha actuado de manera contraria a ellas.

Universidad no soluciona violencia interna

Minervas en Resistencia cuestionó el texto emitido por la Rectoría de la Universidad el pasado nueve de junio en el que condenó  “categóricamente cualquier expresión que pretenda minimizar el grave problema de violencia que enfrentan a diario cientos de mujeres en nuestro estado y en el país entero".

Para las alumnas de la Facultad de Derecho esta actitud estuvo presente cuando las y los estudiantes organizados presentaron demandas colectivas ante la Abogada General, Isela Ávalos, y otras autoridades institucionales.

“Una minimización constante de los problemas de acoso, hostigamiento, discriminación, clasismo y racismo que enfrentamos Ixs estudiantes en nuestras propias aulas y pasillos por parte de otrxs compañerxs, personal docente y administrativo”, enfatiza la asociación feminista.

Las estudiantes pusieron en duda que la universidad pueda señalar faltas en la atención de la violencia de género, pues dentro de la misma Facultad de Derecho hay carencias al “implementar acciones concretas serias ante los más de cincuenta docentes señalados por acoso, priorizar la atención hacia las alumnas violentadas que convivió diariamente con sus compañeros agresores y no sólo ignorar estos casos, frenar el señalamiento y hostigamiento de las alumnas que alzan la voz para exigir justicia”.

Finalmente, se declararon como una organización independiente, autónoma y apartidista, conformada únicamente por mujeres de la comunidad estudiantil de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales.