Ante el anuncio de que la industria automotriz y de la construcción no podrían iniciar labores el próximo lunes, el secretario general de la Confederación Sindical Republicana (CSR), Constantino Sánchez Díaz, no descartó la posibilidad de que 75 proveedoras se amparen para evitar despidos masivos, pues 126 personas se han quedado sin trabajo durante la pandemia.

En entrevista Sánchez Díaz explicó que a más de dos meses de confinamiento en los que ninguna proveedora ha generado ingresos, considera que es importante la reactivación ya que de no darse ve viable ampararse para poder reactivar el sector, siguiendo todos los lineamientos de seguridad sanitaria.

“Sentimos que para reactivar la economía sería lo más conveniente. De igual forma, sino fueran los amparos serían los permisos que nos pudieran otorgar del gobierno (federal) con todos los lineamientos de seguridad. Para nosotros lo más importante es la seguridad de nuestros compañeros, sabemos que regresar genera un poco de temor por los contagios pero si se cumplen todas las medidas de seguridad y todos las ocupan, sería un regreso más seguro”, explicó.

Además mencionó que hay incertidumbre entre los colaboradores ya que hasta el momento solo se tiene garantizado el pago al 50 por ciento del mes de junio y aunque entienden que la salud es un tema prioritario, también la reactivación económica lo es, por ello estarán al pendiente de lo que el día de mañana se decrete.

“Por ese lado genera un proceso de duda en los pagos de cómo serán en estos tiempos, nosotros lo que hemos elaborado son convenios por los menos al mes de junio, de pagos del 50 por ciento, pensando que se iba reactivar a partir del 15 en un 30 por ciento de la plantilla de cada proveedora”, precisó.

Asimismo el líder sindical aseguró que de no retomar las actividades la próxima semana, podría derivar en más despidos de trabajadores, ya que a la fecha suman 126 empleados. Los últimos 16 salieron desde la semana pasada y laboraban en comedores industriales, sin embrago al postergar el regreso podría verse afectada más plantilla laboral.

“Es algo que se ha estado revisando, como son los lineamientos técnicos de seguridad sanitaria para el tema laboral y obviamente analizando de que puedan regresar con estas medidas de seguridad, para que nuestros compañeros pudieran estar un poco tranquilos porque sería seguro regresar (...) La semana pasada nos dieron de baja 16 compañeros del sector de alimentos, de comedores industriales, y fueron finiquitados al cien por ciento. Por parte de la confederación que representamos suman 126 empleos perdidos”, detalló.

Finalmente explicó que cerca de 6 mil trabajadores ya estaban preparados para empezar a laborar el próximo lunes 15 de junio, los cuales pertenecen a 60 o 75 proveedoras agremiadas a la CSR.