De no modificarse la Ley de Educación en Puebla, escuelas privadas corren el riesgo de cerrar sus puertas después de la cuarentena, sostuvo Job César Romero Reyes, rector de la Universidad Madero, quien junto con representantes de organizaciones de la sociedad civil, señaló la necesidad de abrir el debate para corregir esta legislación.  

El rector expuso que el entregar documentos de alumnos que adeuden pagos ahorcaría las finanzas de las instituciones, sobre todo las de menor matrícula, además de la posibilidad de recibir multas, que según lo aprobado llegarían hasta 869 mil pesos.

En una videoconferencia conjunta, Arturo Guerra Bedolla, presidente de la Federación de Escuelas Particulares de Puebla, estimó que el 15 por ciento de los alumnos hoy inscritos en instituciones educativas particulares del estado no volverán a ellas, dadas las dificultades económicas de las familias poblanas posteriores a la cuarentena. 

Agregó que hay instituciones educativas en Puebla que ya tienen planeado cerrar sus instalaciones dada la dificultad para acatar el exhorto emitido por el gobernador Miguel Barbosa de condonar el pago de colegiaturas y recortar en un 50 por ciento el monto de estas.

No precisó la cantidad de colegios que cerrarán sus puertas, pues esta información se tendrá con certeza cuando sea el fin del ciclo escolar y soliciten ya no matricular a nuevos estudiantes.

 

Diálogo faltante y reconocimiento

Job César Romero enfatizó que la comunicación, el diálogo y la propuesta multisectorial son necesarias para crear una nueva Ley, sobre todo cuando se trata de un bien social como la educación.

Hizo énfasis en que la educación privada en Puebla representa un motor económico importante, pues es el cuarto empleador más grande, con más de 3 mil 657 instituciones de educación en el territorio estatal.

Explicó que el día de ayer la Secretaría de Educación del Estado invitó al Consorcio Universitario a dialogar sobre la nueva ley, sin embargo, destacó la importancia de que también sean agregados representantes de asociaciones de padres de familia y conglomerados de instituciones educativas de todos los niveles. 

Leticia Velázquez Gutiérrez, presidenta de la Unión Nacional de Padres de Familia en el capítulo Puebla, destacó la importancia que tienen los padres de educar a sus hijos con los preceptos y valores que estos decidan.

Además que se respete el artículo 3ro de Ley General de Educación, donde estipula que padres de familia y demás miembros de la sociedad civil tendrán parte activa en el diseño de planes educativos, atributo que a su consideración se vio vulnerado en la controversial Ley poblana. 

Javier Osorio Vigil, ex líder de la Federación de Escuelas Particulares de Puebla, declaró que en una democracia la mejor manera de gobernar es atendiendo lo que la sociedad dicte, considerando necesario el diálogo con las autoridades estatales para la mejora de dicha ley. 

Arturo Guerra Bedolla resaltó la importancia que tiene Puebla como uno de los epicentros educativos más importantes de México, lo que conlleva a desarrollar una educación verdaderamente completa, desde maternal hasta los ciclos de posgrados.