El gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta expuso que la mayoría de las denuncias de desapariciones en Puebla no son reales, pues las personas son localizadas en un lapso corto y como ejemplo citó los casos de mujeres que aparecen con sus parejas sentimentales.

El mandatario aseguró que la Comisión de Búsqueda de Personas Desaparecidas de Puebla opera correctamente e incluso realiza labores de localización aunque no es una autoridad investigadora.

Este lunes la diputada local Mónica Lara Chávez, del Partido Encuentro Social (PES), propuso aplicar en Puebla el Protocolo Alba, que plantea emprender la búsqueda inmediata de personas reportadas como desaparecidas y no esperar 72 horas como establece la Alerta Amber.

Cuestionado sobre el tema en su conferencia de prensa de este martes, el gobernador sostuvo que la mayoría de los reportes que recibe sobre la no localización de personas son irreales, pues se ubican en un periodo corto de tiempo, pero la denuncia queda registrada ante las autoridades.

“La mayoría de denuncias de desaparecidos son casos de personas que no desaparecieron, que se ausentaron de sus hogares por un día, por dos días, por tres días, por un periodo muy simple, y el tiempo en el que no tuvieron contacto con sus familiares fue brevísimo, pero fue aquel en el cual, la mamá, el papá, el hermano, fue a la Fiscalía –General del Estado- a presentar la denuncia y así quedó registrado”, comentó.

Citó que existen casos de mujeres reportadas como no localizadas pero que en realidad se encontraban con sus novios.

“Hay casos dónde la Policía Ministerial las ha encontrado con su novio, por ejemplo, y ya quedaron en el registro de desaparecidas”, comentó.

De acuerdo con el “Registro Hemerográfico de desaparición de niñas, adolescentes y mujeres 2019” de la Secretaría de Gobernación federal, durante 2019 hubo 166 denuncias formales de desaparición de mujeres, la mayoría ocurridas en la capital del estado y su zona conurbada.

Hay que recordar que agrupaciones como el Colectivo de Desaparecidos en Puebla acusó el año pasado que los casos fueron en aumento desde 2014, cuando en el estado hubo un auge de robo de combustible.