Un castigo interno que puede ser de al menos una semana sin operar, en cuanto sea retirada la orden para no abrir locales no esenciales, es lo que la Unión de Locatarios del mercado de El Parián podría aplicar a los comerciantes que se vieron involucrados en la agresión a una reportera y un camarógrafo de Canal 13 el pasado viernes.

Así lo dio a conocer Pedro Javier Gutiérrez Muñoz, representante de la Unión de Locatarios del mercado de El Parián, quien en entrevista con e-consulta fijó la postura del mercado de artesanías después de tres días de ocurridos los hechos, los cuales recalcó no representan la filosofía e historia de las 80 familias que trabajan ahí desde hace casi 60 años.

Según explicó Gutiérrez Muñoz, lo ocurrido el viernes cuando al menos tres personas del local 56 agredieron física y verbalmente a la reportera Itzel Valencia y al camarógrafo Alejandro Rodríguez, se trató de un hecho ocurrido en la vía pública y que ya está siendo investigado por la Fiscalía General del Estado con puntual seguimiento por parte de la mesa directiva. 

"Esperamos el seguimiento de la Fiscalía. Yo nada más tendría que esperar a ver las cosas y tomar una medida, pero una medida interna, pero esperar a que resuelva la Fiscalía", explicó el líder de los locatarios quien precisó que ninguno de los agresores era el dueño del local, por lo que el mismo fue contactado para atender el tema en la Fiscalía.

Aunque señaló que los presuntos agresores ya habrían sido identificados por su empleador, recalcó que independientemente de las acciones de la Fiscalía General del Estado para este asunto, la mesa directiva podría ejercer una sanción interna que, si bien hasta ahora nunca se había aplicado, ya está estipulada en el reglamento y consiste en días de cierre, en este caso para el local 56.

"Cuando hay este tipo de situaciones, que no ha sucedido pero está dentro de los acuerdos internos, cuando llega a haber una situación así la directiva les cierra un tiempo, digamos, es un castigo de quizá una semana para que sientan el rigor de la necesidad del dinero pero que no lo tengan", explicó el representante de la unión que agremia a los dueños de 110 locales.

Sobre el por qué se encontraban abiertos los locales el pasado viernes y que fue el motivo por el cual medios de comunicación acudieron a documentarlo, señaló que la orden era no abrir hasta que el gobierno estatal lo autorizara, por lo que se deslindó de aquellos que violaron la norma pues dijo que sólo sabían de algunos locales que estaban abiertos para darles mantenimiento. 

"Algunos que fueron pero no para ventas sino para reparación y otros fueron para empezar a hacer aseo, limpieza, y eso es lo que yo también voy a hacer porque si se dan cuenta, coincidió todo esto, pero lo que han ido a hacer es limpieza", explicó.

En este sentido recalcó que los locales deberán de mantenerse cerrados hasta que el gobernador Miguel Barbosa Huerta autorice que los establecimientos con venta de artículos no esenciales puedan volver a operar. 

"Yo les comentaba que yo estoy atento a lo que vaya diciendo el gobernador, porque no queremos caer en el error de abrir sin avisar porque sería tomado como una rebeldía de nosotros o como una provocación", expuso Gutiérrez Muñoz, quien señaló que han buscado acatar todas las medidas y por ello es que llevan casi tres meses sin abrir.

Sobre si esta situación de violencia por parte de algunos de sus agremiados podría afectar sus ventas cuando estas se reanuden, el líder de los comerciantes de El Parián consideró que no será así pues su fuerte es el turismo extranjero, no obstante reconoció que mientras no se active la movilidad de turistas las ventas se verán mermadas.