El gobernador Enrique Alfaro alertó esta tarde que Jalisco está siendo objeto de una embestida brutal para desestabilizar a su Gobierno y todo el estado, y como ejemplo citó que las agresiones sufridas ayer por un grupo de jóvenes a manos de policías ministeriales se debió a que estos obedecieron órdenes surgidas “de otras fuentes”, y no las del titular de la Fiscalía del Estado.

Informó que por esos hechos ya están detenidos los mandos de la policía ministerial que actuaron de esa manera contra los jóvenes, e informó que ya se levantaron todos los cargos contra los manifestantes detenidos para que se proceda a su inmediata liberación.

Alfaro señaló que Jalisco está en un momento muy delicado, por lo cual lanzó un llamado a los jaliscienses para actuar ahora más que nunca con sensatez y responsabilidad, pues no descartó que en las manifestaciones que en las próximas manifestaciones que están programadas en el estado, haya grupos de infiltrados.

Y exhortó: Hagamos un alto en el camino. Si permitimos que la escalada de violencia siga, vamos a permitirle a estos grupos que desde los sótanos del poder en el ciudad de México, y desafortunadamente también desde los intereses del crimen y de la delincuencia organizada, sigan buscando desestabilizar a nuestro estado”.

Mediante un mensaje difundido a través de su cuenta de Twitter, el Gobernador también ofreció una disculpa pública a los jóvenes agredidos durante las últimas manifestaciones a manos de policías, hechos que le avergüenzan, apenan y duelen como jalisciense y gobernador.

“A ellos –los jóvenes-, a sus familias y al pueblo de Jalisco ofrezco esta disculpa sentida y sincera. Lo hago aunque los policías ministeriales tienen autonomía y no dependen de las órdenes del gobernador. Y aunque los policías municipales, como en el caso de Ixtlahuacán, tampoco dependen de mí”, apuntó.

Para concluir, reiteró que seguirá trabajando con todos los recursos a su disposición, y haciéndolo lo mejor que pueda, en beneficio de Jalisco y todos sus habitantes.