El protagonismo del gobernador Luis Miguel Barbosa ha sido un obstáculo para hacer más eficiente su gestión al frente del gobierno del estado, afirmó la Lidia Aguilar Balderas, coordinadora de la maestría en Ciencias Políticas de la BUAP.

Los reflectores que necesita Barbosa Huerta lo han llevado a imponer sus decisiones a presidentes municipales, a enfrentarse con diversos agentes y hasta con funcionarios de la Federación, como el subsecretario Hugo López Gatell”, dijo la académica. 

Para la abogada y politóloga, el gobierno de la llamada Cuarta Transformación de Puebla se ha caracterizado por un ejercicio de poder que por momentos luce como autoritario.

“Abre muchos frentes, siempre está en pugna y da la impresión que no le interesa dialogar sino imponer”. Hasta el lenguaje del mandatario tiene una lógica autoritaria: emití, decreté, ordené”, enfatizó.

El protagonismo del gobernador Barbosa puede constatarse de distintas maneras, acomoda las circunstancias como mejor le conviene, recurre a dichos populares que le han creado muchísimos conflictos no sólo a nivel local, sino a también nacional e internacional. Es un personaje bastante dado a mostrar sus formas autoritarias, patrimonialistas y clientelares de poder.

Confrontación con la BUAP

“Sus ataques contra el rector de la BUAP muestran el distanciamiento que tiene desde hace tiempo con las autoridades universitarias, pues en las dos campañas que contendió el hoy gobernador no se preocupó por visitar la BUAP y sí tuvo acercamientos con otras universidades como la Ibero Puebla”, declaró la investigadora.

 En entrevista, sostiene el gobernador pretende está buscando tener una mayor injerencia en la BUAP: “Esta confrontación con el rector debe manejarse con el mayor cuidado, pues hay gobernadores que han caído por confrontarse con la universidad en algún momento” y la marcha universitaria por el asesinato de tres estudiantes de Medicina en Huejotzingo, en marzo pasado fue una muestra la enorme capacidad de movilización de la BUAP y otras instituciones de educación superior.

 Consideró que en el plano de la formalidad, el rector Alfonso Esparza se maneja dentro de la Universidad sin mayores controversias, más allá de las críticas por el asunto de la venta de los Lobos y la participación que tuvo su hija en el manejo del equipo del máximo circuito del futbol nacional.