Manifestantes que protestaban por la muerte de Giovanni López, presuntamente a manos de policías de Ixtlahuacán de los Membrillos, Jalisco, entraron a las oficinas de la Dirección de Atención Ciudadana, en el Palacio de Gobierno, donde destruyeron computadoras,escritorios y vidrios

El gobernador  Enrique Alfaro, aseguró  que “detrás de todo lo que está sucediendo en Jalisco hay intereses muy precisos y muy puntuales construidos desde la Ciudad de México, desde los sótanos del poder, que lo que buscan es dañar a Jalisco.

“Le pido al Presidente de la República que le diga a su gente y a su partido que ojalá y estén midiendo lo que están haciendo, el daño que le están generando al país con este ambiente de confrontación, porque son ellos justamente los que han generado todo esto que estamos viviendo”, acusó.

La manifestación se convocó vía redes sociales desde el miércoles y ayer se reunieron alrededor de mil personas, de acuerdo con Bomberos de Guadalajara. “¡Vivo se lo llevaron, y muerto lo regresaron!”, fue la consigna. Cuando llegaron a Palacio de Gobierno una de las líderes se disponía a leer un comunicado, cuando iniciaron los disturbios.