Al hacer un reconocimiento al trabajo de las y los policías estatales y al señalar que éstos fueron abandonados durante los últimos ocho años, el titular del Ejecutivo, Miguel Barbosa Huerta, resaltó el acuerdo al que llegaron el Gobierno del Estado y los elementos de seguridad, consistente en un incremento salarial del 20 por ciento.

Destacó el compromiso de los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) para resguardar a la sociedad poblana, combatir la delincuencia, llevar a cabo acciones de prevención del delito y trabajos de investigación. Afirmó que, gracias a esta labor, Puebla vive una situación sensiblemente mejor en materia de seguridad.

 Barbosa Huerta manifestó que la protesta de los uniformados será reconocida como un derecho, por lo que no habrá ninguna represalia y reproche de parte de las autoridades estatales: “somos un gobierno que quiere trabajar bien con sus propios integrantes”.

 En conferencia de prensa en Casa Aguayo, el gobernador puntualizó que los policías estatales ahora tienen claridad de que cuentan con un seguro de vida (establecido al inicio de este gobierno), poseen por escrito los apoyos que reciben por algunas circunstancias así como el compromiso de que habrá una mejor relación con los mandos.

Señaló que, en el pasado, los elementos de seguridad fueron llevados a complicadas condiciones de trabajo; dijo que ahora ya no tienen que pagar las llantas de las patrullas que utilizan ni la gasolina.

Barbosa Huerta felicitó también a los elementos por hacer a un lado las influencias malintencionadas de agentes externos que pretendían desestabilizar al gobierno de Puebla.

Afirmó que la administración estatal cuenta con los recursos suficientes para hacerle frente al aumento salarial, tras descartar que vaya a solicitar un crédito, pues sostuvo que en la entidad existen finanzas sanas.

"Acá en este gobierno hay experiencia y sensibilidad", finalizó.