Deficiencias en Infraestructura de salud,  sobrepoblación y hacinamiento, así como la sistemática violación de derechos humanos al interior de los Centros Penitenciarios poblanos, hacen más vulnerables a contagios de COVID 19 a las personas que cumplen condenas en dichos lugares, denunció el Instituto de Derechos Humanos Ignacio Ellacuría de la Ibero Puebla.

El instituto señala que según cifras oficiales del gobierno del estado, se ha contagiado 1 de cada 2 mil personas en Puebla, mientras que en el caso de personas privadas de libertad, 18 de cada 2 mil están contagiadas, dadas las condiciones antes mencionadas.

Expresa también que de acuerdo con las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el tratamiento de Reclusos y con la Ley Nacional de Ejecución Penal, es responsabilidad de los gobiernos asegurar el pleno goce de derechos de personas privadas de libertad, especialmente el derecho a la protección de la salud en el contexto actual de pandemia.

En el comunicado se hace hincapié en que el gobierno del Estado y demás autoridades competentes en la materia garanticen la plena seguridad y la protección de los derechos humanos de las personas que tienen relación con los centros penitenciarios: reclusos, familiares, custodios e infantes que viven con sus madres en dichas instalaciones.

Las medidas que recomienda el instituto auspiciado por la Ibero Puebla incluyen implementar un programa estatal de salud penitenciaria, otro programa de despresurización penitenciaria que atienda el hacinamiento y brindar información suficiente sobre las medidas llevadas a cabo en los centros penitenciarios de Puebla durante la pandemia.

Habilitación de espacios para reclusos

Este lunes, el secretario de Gobernación del Estado, David Méndez Márquez, informó que 81 personas privadas de su libertad con síntomas de COVID-19 fueron trasladadas al Centro de Internamiento Especializado para Adolescentes (CIEPA), habilitado especialmente como área de atención para su recuperación.