El tianguis  del municipio de Atlixco retó al coronavirus con el desacato a las autoridades a lo largo de la contingencia sanitaria, pese a la reubicación del 90 por ciento de comerciantes, el 10 por ciento que se quedó ahora provoca la desobediencia del resto. 

A 15 días de que termine el aislamiento, los mercaderes que no consiguieron acuerdos con la autoridad municipal decidieron regresar a las calles, el pasado sábado, luego de la amenaza de tomar la vía pública aún  en contra del operativo implementado, el 20 por ciento de más de 3 mil tianguistas ocupó su lugar como de costumbre. 

Este martes otro 40 por ciento regresó a recuperar sus espacios, ante el temor de que los que se quedaron desde el inicio se adueñaran de ellos, de esta forma cerró el mercado temporal Revolución, el del Centro de Convenciones y el de la unidad deportiva Norte. 

Solo resta que regresen a las calles los 400 tianguistas que están en el predio de la ex fábrica la Concha perteneciente a Antorcha Campesina, que mediante un mensaje de whatsapp anunció a los medios locales que ellos regresarán a la vía pública hasta el 15 de junio como lo ha indicado el gobierno de Puebla. 

Para los comerciantes la reubicación a diferentes puntos mermó el impacto que en conjunto tienen los más de 3 mil tianguistas en cada plaza en las calles de la colonia Álvaro Obregón, por ello, algunos reubicados en los mercados oficiales no tuvieron  ventas. 

A esto se sumó la poca autoridad por parte del gobierno local para cumplir la orden liberación de las calles, solapando, por momentos, la permanencia de los ambulantes y semifijos en cada plaza, pues demostraron que ellos son quienes mandan en  las calles. 

Fernando García de la Torre, integrante del colectivo de organizaciones es de Atlixco señaló que es entendible la necesidad de sustento por parte de los comerciantes, por ello su necedad de permanecer en la vía pública, lugar donde a pesar de no estar generando un patrimonio real, obtienen diariamente el sustento para su familia. 

Después de esta lucha en la que se vieron involucrados  vecinos, tianguistas y autoridades municipales, solo se demostró que son los mercaderes quienes gobiernan en la colonia Álvaro Obregón, además de que al presidente municipal nunca le importó solucionar el tema:  “no llegó a las últimas tres reuniones, pese a que en una que se había comprometido a escuchar a todas las partes , indicó  García de la Torre. 

Actualmente las mesas de acuerdos han quedado suspendidas y serán los comerciantes quienes lleven sus propuestas a la Secretaría General de Gobierno.