Usando los 87 escalones que conforman la conocida “escalera ancha” de Atlixco los integrantes del colectivo Tlacuilo, un grupo de muralistas, le dieron color y forma a los danzantes monumentales que desde este 2020 se convertirán en un icono más de la ciudad, al ser una fiel representación de lo que es la cultura atlixquense.

El grupo comandado por los hermanos Miguel y Juan Manuel Martínez Caltenco, no solo han iluminado esta zona de la ciudad, sino que son los responsables del 90 por ciento de los murales del municipio como los que ilustran el palacio municipal, el de la conmemoración a los 50 años del Atlixcáyotl, que se encuentra en las fachadas de las casas de la colonia Ricardo Treviño que es por donde se accede a la plazuela de la danza en el cerro de San Miguel.

En este caso, esta monumental obra de arte denominada “Danzantes del Atlixcáyotl” se logró gracias a la donación del salario de la regidora de turismo, cultura y tradiciones, Julieta Camacho Mata, quien para apoyar a este sector convocó a un concurso a través del cual se eligió a tres ganadores para aplicar el 100 por ciento de su salario durante la contingencia por Covid-19.

Uno de los tres triunfadores fue este mural que es el primero en estar terminado y que se desarrolló en los últimos diez días, con el fin de que terminado el confinamiento y con el retorno paulatino de las actividades en todo el país atlixquenses y turistas puedan disfrutarlo.

 Estos gigantes quedaron inmortalizados precisamente en este lugar donde hace 55 años se efectuó la primera edición del Huey Atlixcáyotl, la fiesta cultural más importante de Atlixco y en donde actualmente cada año se realiza el 20 de diciembre el Huehue Atlixcáyotl, que significa “el viejo” como una conmemoración del nacimiento de este evento.

Al respecto de este mural, Juan Manuel M. Caltenco señaló: “Buscamos nuestra identidad como colectivo Tlacuilo, el rescate de las tradiciones es importante, tener lugares y bellas postales para locales y turistas para después de la pandemia que se vive, será de mucha ayuda al ánimo social, desde nuestra trinchera ponemos un granito de arena que beneficie en la economía de Atlixco.

Por su parte, Miguel M. Caltenco externo:  “fue un reto este mural para nosotros, pues no es plano, nos motivó el poder plasmar una imagen de nuestras tradiciones. Mucha gente es afectada por el coronavirus, lo que buscamos es que este mural ayude a los Atlixquenses a recuperarse económicamente”.

Fotos / colectivo Tlacuilo