A nueve meses del inicio de la administración de Luis Miguel BarbosaCasa Puebla sigue sin albergar las oficinas de los institutos de Pueblos Originarios, de Discapacidad y de la Juventud, como se anunció al inicio de su gestión gubernamental.

Durante un recorrido realizado este lunes por el inmueble se pudo constatar que su principal estacionamiento está cerrado y que en el lugar sólo laboran personal de una empresa de seguridad privada y jardineros.

Al solicitar informes sobre los servicios del Instituto Poblano de los Pueblos Indígenas que tendría su  sede en Casa Puebla, el personal informó que aunque ya se habilitó un espacio para sus oficinas, los funcionarios de esa área de gobierno sólo han realizado algunas visitas esporádicas.

La última vez que se observó su presencia fue antes de la suspensión de actividades gubernamentales no esenciales con motivo de la pandemia producida por Covid-19 y por ahora desconocen una posible fecha de traslado, incluso en su portal web se puede observar que mantiene

la dirección de Avenida Reforma 711, donde se encuentran parte de las oficinas de la Secretaría de Gobernación (Segob).

Personal de seguridad de Casa Puebla también explicó que habían adelantado el traslado de algunos servicios del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (SEDIF), pero que la mudanza se suspendió con la contingencia sanitaria.

De acuerdo con los trabajadores, el inmueble será ocupado por el personal de la dependencia que labora en las oficinas estatales ubicadas en la 25 Poniente, aunque no detallaron qué áreas estarían involucradas.

Promete Casa Puebla para institutos y esparcimiento

En su segunda campaña electoral, el gobernador criticó que la casa que tradicionalmente se ha empleado como residencia del gobernante estatal en turno, hubiese sido beneficiada con inversiones millonarias destinadas a diferentes remodelaciones, en particular cuando habitó el inmueble Rafael Moreno Valle.

Ya como gobernador electo y a unos días de asumir su cargo en julio de 2019, Miguel Barbosa aseveró que Casa Puebla había sido desmantelada por sus antecesores y adelantó que en su administración se emplearía para albergar a tres dependencias y como un espacio abierto a la ciudadanía para el aprovechamiento de sus áreas verdes. Esto último, en el contexto de la apertura de la residencia presidencial de Los Pinos, como un centro cultural que finalmente abrió sus puertas en diciembre del año pasado.

Irregularidades en la entrega-recepción

En los meses de agosto y noviembre de 2019 así como en enero de 2020, Miguel Barbosa también se refirió a procesos legales y administrativos que se iniciaron en torno a irregularidades en la entrega-recepción de Casa Puebla.

De acuerdo con el mandatario existió un contraste en lo que debieron entregarles y lo que recibieron, por lo que intervino un notario y anunció llevarían la denuncia al área de lo penal y la función pública.

En sus declaraciones Barbosa Huerta también ha resaltado que el gobernador interino Guillermo Pacheco Pulido no hizo uso de la residencia, por lo que las irregularidades vendrían de los dos gobiernos panistas previos.