En el último fin de semana de confinamiento, antes del inicio de la "nueva normalidad" anunciada por el gobierno federal, locatarios del Centro Histórico de Puebla aprovecharon el fin de quincena para reanudar sus actividades comerciales en zapaterías, tiendas de ropa y papelerías que estuvieron cerradas más de un mes a causa de la contingencia sanitaria del Covid-19.

Estimaciones del Consejo de Comerciantes del Centro Histórico de Puebla suponen que este fin de semana alrededor de 400 comercios de varios giros comerciales se adelantaron  a abrir sus negocios ante el anuncio de que el Ayuntamiento de Puebla no los clausuraría.

Según el presidente del Consejo, José Juan Ayala Vázquez, al no tener ningún apoyo económico por parte de ningún nivel gobierno y ante la falta de recursos económico para solventar gastos de operación como luz, renta y otros servicios, optaron por reabrir, incluso aquellos locales considerados no esenciales.

"Entendemos la situación pero esto ya es insostenible. No tenemos ningún apoyo por parte de los tres órdenes de gobierno donde podamos decir que el gobierno nos va ayudar a pagar mi renta, al personal o  mis gastos, y al no tener eso, pero como tenemos pagos de luz, renta, y eso es lo que estamos viviendo", dijo el representante.

 

Tiendas abren y gente sale a comprar

A través de un recorrido realizado por e-consulta se pudo constatar que a unas horas de que oficialmente concluya la sana distancia, mucha gente salió al primer cuadro de la ciudad sin importar que en la entidad haya 2 mil 266 casos de Covid-19 y 335 muertes contabilizadas hasta el pasado viernes.

En el recorrido se confirmó que los negocios abiertos no son esenciales, entre los que destacan zapaterías, jugueterías, tiendas de ropa, pastelerías, venta de maquillaje y accesorios, ubicados principalmente en las calles 10, 12, 14 y 16 poniente, en donde la única medida obligatoria es el uso de cubrebocas y gel antibacterial.

En algunos otros comercios de comida, se colocaron algunos plásticos como barrera entre el comensal y el empleado y sólo ofrecen comida para llevar. También modificaron sus horarios  a sólo media jornada.

 

No habrá represalias del Ayuntamiento

El presidente del Consejo de Comerciantes aseguró que el pasado viernes sostuvieron una reunión virtual con funcionarios del Ayuntamiento en donde les dijeron que  no los iban a clausurar, a excepción de los restaurantes que no den servicios en terraza y comercialicen bebidas alcohólicas.

"Nos reunimos de forma virtual con Protección Civil, con parte del Ayuntamiento, el cual nos mencionaba que por parte de ellos no habrá clausura, ni multas pero sí un exhorto ante cualquier situación. Lo único que no se va a permitir y estamos de acuerdo es que los restaurantes tuvieran dieran servicio en interiores o que vendan bebidas alcohólicas, y en eso estamos de acuerdo", explicó.

Agregó que los comercios establecidos han sido muy solidarios con la autoridad y han acatado las normas aunque algunas no resulten ser muy positivas, como el cierre del primer cuadro de la ciudad, por lo cual pidió que se reabra y  pidió al gobierno del estado ser solidario y no clausurar 

"El gobernador mencionó que exigía tener diálogo si no iba a poner multas, pero una clausura o una multa a cualquier micro negocio en el Centro Histórico sería el tiro de gracia, entonces apelamos a la solidaridad de la autoridad" manifestó.

 

Guardia Nacional disuade a informales

A diferencia de la excepción que se está realizando con los comerciantes establecidos, en el recorrido se pudo ver la presencia de personal de la Guardia Nacional  y elementos de la Policía Municipal de Puebla, que se encontraban en calles como la 5 de Mayo para prevenir la instalación de ambulantes.

Aunque no hubo ningún conato de que el comercio informal intentara instalarse, los elementos de la Guardia Nacional tampoco persuadieron a los comerciantes formales a cerrar sus locales, en tanto que los pocos ambulantes que se instalaron lo hicieron en las inmediaciones del mercado 5 de Mayo, en la 16 y 18 Poniente.