Cuentas bancarias de Mario y Carlos Marín García, hijos del exgobernador de Puebla, Mario Marín, fueron congeladas por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), de la Secretaría de Hacienda.

Fuentes de la UIF explicaron que desde el año pasado se realizan investigaciones sobre Mario y Carlos Marín García por acusaciones relacionadas con delitos fiscales y lavado de dinero y también se investiga a su padre, el exgobernador Mario Marín y a otros funcionarios de su administración.

No obstante, un juez federal de Puebla concedió a los hermanos una suspensión de plano para que la UIF, encabezada por Santiago Nieto, desbloquee las cuentas y tanto Mario como Carlos puedan realizar operaciones financieras y disponer de sus recursos.

 “Los efectos de esta suspensión están condicionados a que el bloqueo de cuentas bancarias no se haya emitido a partir de un supuesto válido previsto por el artículo 115 de la Ley de Instituciones de Crédito esta suspensión no surtirá efecto alguno, si el bloqueo de cuentas fue ordenado por diversa autoridad responsable, o tenga origen en una orden judicial, pues estos supuestos cambian la naturaleza jurídica del acto reclamado”, señala el acuerdo judicial, citado por el diario El Sol de Puebla.

Según registros judiciales la UIF ya promovió un recurso de queja ante un tribunal colegiado con el objetivo de revertir la determinación del juez y mantener el bloqueo de cuentas mientras investiga a los Marín García.

“Se ordena remitir al Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Sexto Circuito, que conforme al anexo en cita esté en turno, el original del aludido recurso, informe sobre la materia de la queja y el original de este expediente, para la substanciación y resolución del medio de impugnación interpuesto”, expuso el juzgador.

El titular del Juzgado Primero de Distrito en Materia de Amparo Civil, Administrativa y de Trabajo y de Juicios Federales en el Estado de Puebla admitió este jueves un incumplimiento a la suspensión de plano denunciado por los abogados de los Marín, luego de que la UIF no desbloqueara las cuentas bancarias.