La Comisión Reguladora de Energía aprobó que la CFE cobre más a las compañías productoras de electricidad, entre ellas las que tienen proyectos renovables, por usar su red de transmisión

En sesión extraordinaria, la CRE aprobó ayer los cargos por el servicio de transmisión, a los precios de 2018, que a partir de ahora deberán pagar los titulares de los contratos de interconexión legados, es decir, los generadores de energía con plantas de cogeneración o renovable que fueron construidos antes de la Reforma Energética.

Los 7 comisionados de la CRE votaron por subir el cobro de la tarifa de porteo o estampilla, como se conoce al esquema. El aumento será entre 5 y 9 veces respecto al valor actual, según fuentes cercanas, un cambio que puede hacer inviables algunos proyectos que están en marcha.

El incremento de 5 veces sería para la tarifa de alta y media tensión y 9 para los proyectos conectados en baja tensión.

Rodolfo Rueda, consejero de la práctica internacional de Energía de Thompson & Knight, comentó que el cambio afectará a cerca del 16 por ciento de los consumidores industriales y comerciales que apostaron por las energías renovables, según una nota del diario Reforma

Héctor Martínez, director de NEXT Energy, explicó que en su momento, la tarifa de porteo para renovables fue fundamental para que estos proyectos fueran rentables. Puntualizó que estos proyectos nada tienen que ver con las centrales de las tres subastas eléctricas, cuyas condiciones de pago son distintas.

Para Ramsés Pech, experto en temas energéticos, el fondo de este asunto es que la CFE necesita recursos para modernizar o dar mantenimiento a la red de transmisión y también para la instalación de nueva infraestructura.