Desde el inicio de la contingencia, habitantes de la Sierra Negra tuvieron que dejar sus empleos para resguardarse y evitar un contagio de Covid-19, por ello, dejaron de tener ingresos y empezaron a sufrir por la falta de alimentos, el pasado 20 de mayo una fuerte granizada azotó sus cultivos y causó daños en sus viviendas, afectandolos en gran medida.

Ignacio Mejía, habitante de la Sierra Negra y productor de maíz y frijol, indicó que ya han sufrido por varias causas y hasta el momento no han recibido algún tipo de ayuda, ni del municipio ni del estado.

Agregó que con el municipio ya han acudido sus representantes auxiliares a solicitar el apoyo y aunque les han dicho varias veces que sí se les darán, por lo menos, despensas, están no llegan en el día acordado.

En cuanto al Gobierno del Estado, dijo que también han emitido solicitudes para que pueda recibir algún tipo de alimento y poder sobrellevar lo que resta de la cuarentena, sin embargo, tampoco les ha llegado la ayuda.

Manifestó que con la última granizada, al menos unos 5 mil productores resultaron afectados de varias plantaciones y aunque subieron autoridades hasta sus localidades, ya no regresaron y continúan viviendo en sus casas en donde se volaron los techos.