El decreto del gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta para que la industria automotriz no regrese todavía a sus actividades, como medida para frenar el Covid-19, generó reacciones de medios especializados en México y el extranjero.

A través de sus redes sociales el analista del sector José Ramón Zavala advirtió que en la decisión gubernamental se dejaron fuera las medidas de producción de las armadoras Volkswagen y Audi, así como que no se consideró el impacto económico para Puebla.

Mientras que en Alemania la revista Automobile Woche retomó la noticia y se advirtió que en el estado de Puebla la industria automotriz tendrá que ser paciente pese a las determinaciones tomadas por el gobierno federal.

Las mismas habían abierto la posibilidad a inicio de semana para que las armadoras presentaran lineamientos de trabajo ante la pandemia a fin de concretar su regreso el 1 de junio.

En vísperas de la publicación del decreto, en la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) capítulo Puebla  se advirtió mediante un comunicado que aún estaban a la espera de que se abriera el diálogo con el gobierno estatal para acordar su regreso con acciones conjuntos.

Asimismo su dirigente Gabriel Covarrubias Lomelí, descartó que como órgano que representa al sector se tuvieran contempladas acciones legales contra la decisión de Barbosa Huerta.

Por otra parte, en el Sindicato Independiente de Trabajadores de la Industria de Automotriz de Volkswagen (SitiaVw) la última actualización de los dirigentes fue que ayer, antes del decreto, se reunieron con autoridades de la Secretaría del Trabajo del estado.

A través de sus redes sociales, los representantes sindicales han recibido diversas críticas en las que se destacan faltas de acciones para garantizar mejores prestaciones salariales, toda vez que en este momento están cobrando menos de su ingreso habitual.