Después de 15 horas de que se reportó su hallazgo, personal de la Fiscalía General del Estado concluyó con las diligencias en un paraje recondito de Valsequillo, del lado de San Andrés Azumiatla, donde fue hallada una osamenta envuelta en una cobija.

De acuerdo con reportes policiales, fue alrededor de las 22:30 horas de ayer que a través del número de emergencias 911 se alertó sobre la presencia de un cadáver a un costado del lago de Valsequillo, en los límites de San Andrés Azumiatla y La Paz Tlaxcolpan.

Tras varias horas de búsqueda elementos de la Policía Municipal de Puebla adscritos a la junta auxiliar de San Andrés Azumiatla localizaron el cuerpo aproximadamente a las 3:00 de la madrugada de este miércoles,  en una zona de difícil acceso.


Por este motivo, fue hasta cerca de las 10:00 horas de hoy que finalmente llegó el personal pericial de la Fiscalía General del Estado para realizar las diligencias de levantamiento de cadáver, precisando que se trataba de restos óseos, destacando un cráneo y parte del esternón.

Los huesos estaban parcialmente envueltos en una cobija azul desgarrada, pues aparentemente llevaba mucho tiempo a la intemperie e incluso en algún momento había estado expuesta a la fauna del lugar.

Debido al estado de los restos, se hizo el traslado de los mismos a través del Servicio Médico Forense para practicar la necropsia de rigor y posteriormente determinar si se trata de un hombre o una mujer, así como las posibles causas de su muerte.