A través de un Punto de Acuerdo, el Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (PRI), exhortó a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) para que, en coordinación con los gobiernos de Puebla, Jalisco, Morelos, Veracruz y Yucatán, fortalezcan las estrategias de vigilancia sanitaria, con el objetivo de identificar el alcohol de caña y destilado de agave que han sido adulterados con alcohol metílico, el cual, ha generado un gran número de muertos e intoxicados en la región.

Asimismo la bancada priista, lamentó que además de la pérdida de vidas humanas producto del virus SARS-CoV-2, se ha reportado un aumento en los decesos y casos de intoxicación debido al consumo alcohol adulterado, lo cual agrava la crisis de salud pública que se vive en el país.  

“Esta situación no sólo agrava la crisis de salud pública por la que atraviesa el país, sino que, además, pone en severo riesgo la integridad y vida de la población. Dicho contexto, exige el fortalecimiento de las medidas de vigilancia, monitoreo y verificación, además del trabajo coordinado de las autoridades del sector salud con las de procuración e impartición de justicia de las entidades federativas para sancionar a los responsables”.

La problemática, puntualizaron, afecta a diversos estados de la República, pero particularmente a Puebla, Jalisco, Morelos, Veracruz y Yucatán, en donde han perdido la vida un centenar de personas y hospitalizado a muchos otros, debido a las repercusiones que genera el alcohol metílico al funcionamiento de órganos vitales para la supervivencia.

 Refirieron que en Puebla, han muerto 51 personas y 11 más están hospitalizadas en estado grave. Dichos individuos son pertenecientes a los municipios de Chinconcuautla, Chignahuapan, Huaquechula, Xochitlán Todos Santos y Zacatlán, asimismo, de la agencia auxiliar de San Francisco Totimehuacán de la capital del estado.

 Jalisco es otra demarcación perjudicada con 38 personas fallecidas, el mayor número, de Ajijic en Chapala y los demás de diferentes municipios del sur del estado.

 El panorama no es distinto para Morelos, ya que con base en información de la Secretaría de Salud se ha confirmado hasta el pasado 13 de mayo, el fallecimiento de 15 personas de Telixtac, Jonacatepec y Tepalcingo, aunado a ello, cinco individuos más se encuentran internados en el hospital comunitario de Jonacatepec y el nosocomio Dr. Rafael Barba Ocampo del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) en el municipio de Cuautla.

 En el municipio de Acanceh en Yucatán, después de la declaración de “Ley de Seca” al menos 11 personas resultaron intoxicadas, de ellas, 7 han muerto y 4 se encuentran internadas en estado grave. En Veracruz también han reportado tres muertos y seis personas intoxicadas a causa de la ingesta de producto de dudosa procedencia y calidad.

 “Todos estos sucesos, se han vinculado al consumo de alcohol de caña 96 grados “El Chorrito”, asimismo, a un tipo de mezcal llamado “Amargo” y al destilado de agave denominado “refino”, aunque existen elementos para determinar que existen más productos adulterados en el mercado, los cuales apremia ser identificados y retirados”, señalaron

 Los legisladores exigieron a la COFEPRIS una mayor atención para identificar la totalidad de productos adulterados por medio del incremento de operativos de vigilancia, la ampliación de esquemas de monitoreo a establecimientos y la sanción conforme a derecho a los responsables.

“Se requiere la participación de la COFEPRIS y colaboración de las autoridades estatales y del orden federal para asegurar el debido proceso en la sanción a las empresas o personas que produjeron estos productos que no cumplen son los estándares de calidad”.

Indicaron que es necesario llevar a cabo mecanismos de asistencia con el gobierno de las entidades federativas y los municipios en donde se han detectado casos de intoxicación, para garantizar el acceso a la justicia, el debido proceso y la reparación integral del daño, salvaguardando el respeto a los derechos humanos y el apoyo a las víctimas y sus familias.

“La producción y comercialización de bebidas adulteradas en nuestro país representa una práctica inaceptable que debe ser sancionada de manera ejemplar”.

Puntualizaron que la producción las bebidas adulteradas ha sido con la utilización de alcohol metílico, el cual es usado en solventes, combustibles y barnices, así como en la elaboración de colorantes, plásticos y tintas, dando como resultado que sea tan dañino para la salud.

“Su ingesta puede generar desde dolor abdominal, vómito y diarrea, hasta inducir al paro respiratorio, convulsiones, coma y eventualmente la muerte, de ahí la necesidad de que se asuman diversas acciones para informar, apoyar y proteger a la sociedad”, exigieron.