Una encuesta realizada por Bank of America Securities (BofA) indicó que las posibilidades de que México pierda su grado de inversión siguen aumentando, lo cual podría suceder a más tardar en 2022.

El 75 por ciento de los gestores de fondos encuestados por BofA consideró que eso ocurrirá entre este año y 2023, cifra mayor al 70 por ciento del mes previo, según una nota de El Financiero.

La mayor probabilidad de que esto suceda es en 2021, con 41 por ciento de respuestas, por arriba del 37 por ciento de las menciones reportadas en la encuesta de abril, mientras que el 60 por ciento consideró que la pérdida ocurriría hacia finales del próximo año.

Los economistas coincidieron en señalar que esto se deberá principalmente por la falta de apoyos fiscales en la actual coyuntura, además del clima de incertidumbre, donde varios inversionistas han mostrado su preocupación por las políticas gubernamentales.

Entre marzo y abril, las principales agencias calificadoras hicieron recortes a la nota soberana del país, y aun mantienen el grado de inversión, pero en el caso de Fitch Ratings está a un escalón de perderlo.

En entrevista con El Financiero, Alberto Ramos, economista en jefe para América Latina de Goldman Sachs, señaló que “el riesgo de perder el codiciado grado de inversión definitivamente está aumentando. La respuesta política, en particular fiscal, hasta ahora no ha sido muy oportuna y centrada estrechamente, lo que probablemente agravará la recesión y socavará la recuperación”.

El directivo añadió que “además, se espera que Pemex continúe siendo una carga financiera”, y las políticas gubernamentales sigan desalentando la inversión en el país.