A través de la plataforma Change.org fue lanzada la petición "¡Que el gobierno no controle la educación privada!", con la cual grupos civiles expresan su rechazo a la Ley de Educación de Puebla que fue aprobada por el Congreso del Estado la noche del viernes.

La solicitud, que fue lanzada antes de la aprobación de la ley el pasado viernes 15 de mayo, contaba con 6 mil 756 firmas hasta las 15:00 horas de este domingo 17 de mayo.

Los firmantes consideran que "la educación necesita reformarse, pero no de esta manera, el gobierno no tiene capacidad moral para educar. El gobierno es corrupto y está podrido".

"Aprovechándose del confinamiento, estos diputados quieren implementar en Puebla una ley que otorga al estado control absoluto sobre los programas pedagógicos culturales instruccionales y académicos tanto en la educación pública como privada teniendo a todo el pueblo en su contra e ignorándonos. Ayúdanos a denunciarlos y a confrontarlos. Basta con ver los comentarios del video para ver que el Pueblo NO quiere esta ley que atenta contra varios derechos humanos", argumenta la petición iniciada por José Pablo Fernández Magaña.

A las voces de desaprobación de la ley se sumaron el Consorcio Universitario, compuesto por  universidades públicas y privadas como la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (Upaep), Universidad de las Américas Puebla (Udlap), Universidad Iberoamericana de Puebla (Ibero), Universidad Anáhuac y Universidad Madero (Umad).

Dichas instituciones calificaron de discriminatoria la legislación pues tiene una carga excesiva de obligaciones para los colegios particulares aparte de que vulnera el derecho de autogestión y decisión sobre el destino de los recursos obtenidos lícitamente por las instituciones particulares, al establecer la revisión de los precios de las colegiaturas de las instituciones particulares.

En el mismo sentido, el Centro Empresarial de Puebla (CEP-Coparmex), resaltó que dicha ley lastima la autonomía universitaria y sujeta a la educación, tanto pública como privada, eliminando las ideas y principios de autogestión así como de participación democrática.

El pleno del Congreso del Estado aprobó la noche del viernes la nueva legislación con 32 votos a favor, ocho en contra y una abstención, cuatro días después que el proyecto fuera enviado al Poder Legislativo por el gobernador Miguel Barbosa Huerta.

Entre las principales críticas está la regulación por parte de la SEP de colores y programas educativos, de cuotas escolares y de infraestructura educativa.

Foto / Especial