El titular de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), Ricardo Sheffield, calificó de “gravísimo error” del gobierno federal cerrar las plantas cerveceras debido a la emergencia sanitaria por covid-19 y señaló que el aumento de precios se debe a que la cerveza que se vende es importada, toda vez que la que había en México “nos la bebimos toda” en un mes.

En audiencia virtual convocada por Aleida Alavez, diputada federal de Morena, el funcionario respondió a las quejas sobre los elevados costos de la cerveza que pasaron de 30 a 80 pesos por envase.

Explicó que esto se debe a que el gobierno federal tomó la decisión de cerrar las plantas cerveceras, lo que consideró un error grave. Refirió que en Estados Unidos y Europa continuaron con la producción y esa es la cerveza que están consumiendo los mexicanos, a pesar de que México es el principal exportador de cerveza en el mundo, según una nota de Milenio Diario.

Añadió que la cerveza que había en bodegas se terminó en un mes y ahora se debe importar y es esa la razón del aumento en los precios.

“A mí me parece un gravísimo error haber cerrado las plantas de cerveza. En Estados Unidos no cerraron, en Europa no cerraron.

Así que ahora los que queramos tomarnos una chela tenemos que echar una chela importada, aunque la marca parezca de las que siempre hay, pero no hay cerveza mexicana, la que había en almacenes ya se acabó, el mes que duró cerrada la planta, nos la bebimos toda”, subrayó.

 Dijo que se cuenta con el insumo para la producción de la bebida pero no se puede producir hasta que se determine la reaperturas de las plantas.