La Secretaría de Salud de Puebla identificó 51 muertes de poblanos a causa de la ingesta de alcohol adulterado, los cuales eran originarios de Chiconcuautla, Chignahuapan, Xochitlán Todos Santos, Zacatlán, Huaquechula y de dos juntas auxiliares de la capital del estado.

El secretario de Gobernación, David Méndez Márquez, informó que, además, hay 11 personas que se encuentran hospitalizadas por la misma causa y su estado de salud se reporta como grave.

El gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta indicó que hoy mismo podría haber personas detenidas por la comercialización de la bebida que terminó con la vida de medio centenar de personas, pues la Fiscalía General del Estado (FGE) ya realiza operativos en los sitios en donde se encuentran esos negocios.

“Tenemos la ruta de quien repartió el producto, por lo menos en algún lugar, pero tiene que ver con la participación de muchas personas. Esperamos los resultados que al respecto se den de las investigaciones”, puntualizó.

José Fernando Huerta Romano, subdirector de Vigilancia Epidemiológica, explicó en conferencia de prensa conjunta con Barbosa Huerta, que se documentaron 33 defunciones en comunidades y 18 hospitalarias para sumar 51.

El funcionario señaló que en las próximas horas podría haber nuevas notificaciones de personas que consumieron alcohol adulterado, por lo que se da seguimiento al asunto.

Las personas que fallecieron residían en Chiconcuautla, Chignahuapan, Xochitlán Todos Santos, Zacatlán, Huaquechula, y en las juntas auxiliares de San Francisco Totimehuacán y San Miguel Canoa que se encuentran en el municipio capitalino.

Méndez Márquez explicó que la Dirección de Riesgos Sanitarios y Protección Civil ya realizan operativos en los municipios mencionados, a fin de incautar bebidas adulteradas y evitar su comercialización.