En estados Unidos se implementó como medida de prevención dar arresto domiciliario a los internos infectados de Coronavirus con la finalidad de evitar la propagación.

Pero esta medida trajo consigo más conflicto con los presos luego de que se evidenciara que ellos mismos buscan infectarse a propósito para poder salir del encierro.

El pasado lunes, las autoridades estadounidenses reportaron que un grupo de presos bebieron de un vaso o respiraron de una misma mascarilla para conseguir infectarse con COVID-19, para así obtener arresto domiciliario.

Los hechos ocurrieron a mediados de abril, en North County Correctional Facility, en Castaic, 67 km al norte del centro de la ciudad de Los Ángeles.

A través de una conferencia de prensa, el sheriff Alex Villanueva explicó que se tenía una creencia errónea entre la sociedad sobre que si los presos daban positivo, eso los obligaría a liberarlos, lo cual no va a suceder.

Villanueva mostró dos videos y detalló que en el primero se ve a un recluso repartiendo sorbos de agua caliente entre un grupo de compañeros que estaba en fila para ver al personal médico.

“Estaban tratando de elevar falsamente sus lecturas de temperatura para pretender tener uno de los síntomas", comentó.

A la semana de estos videos, 21 internos resultaron positivos a coronavirus.

Ahora las autoridades esperan tomar las medidas necesarias para evitar que se siga practicando dicha estrategia que pone en riesgo no sólo a ellos, sino a la población entera.

 

Foto: Captura de pantalla de Twitter