El gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta descartó que el primero de junio puedan retomarse las actividades sociales y comerciales en Puebla, debido a que no hay una disminución de contagios de Covid-19 y se prevé que en ese mes los casos continúen.

Ante ese escenario, el mandatario indicó que aún no hay una fecha estimada para el regreso a clases presenciales –que llevan 8 semanas de suspensión-, pues la prioridad es garantizar la salud de los poblanos y es necesario observar primero cómo se mantiene la dispersión del virus.

Barbosa refirió que no cuenta con proyecciones federales sobre el desarrollo de la epidemia en el estado, por lo que las decisiones respecto a mantener las medidas de sanidad se realizan con base en los contagios que se detectan y éstos van en aumento.

Apenas el lunes, Hugo López-Gatell, subsecretario federal de Salud, dijo que el desarrollo de los contagios en la región Puebla-Tlaxcala es “inusual” y que la zona aún no llega a su punto máximo de transmisión, por lo que aún no es posible estimar una disminución de la curva epidémica”.

Se toman decisiones con datos estatales no federales

Cuestionado sobre el informe presentado por el funcionario federalBarbosa dijo que no conoce el documento pero refirió que el desarrollo de la epidemia se analiza con datos estatales y no con cifras federales.

“Nosotros tomamos decisiones a partir de los números que registramos todos los días, no de otros números y para nosotros la fase tres en Puebla empezó tres semanas antes que la federación. Yo no tengo información de lo que dijo el subsecretario López-Gatell para tomar decisiones. La curva de la que él habla son datos de él, nosotros aquí tenemos clarito cómo están ocurriendo las cosas”, explicó.

El gobernador recordó que los contagios en Puebla van en aumento –suman 1 mil 126 este martes– y ante eso descartó que sea en junio cuando se retomen actividades, pues quizá en ese mes apenas baje la transmisión del virus, siempre que se siga con las medidas de sana distancia.

“El regreso a clases no podrá ser sino hasta que esté perfectamente claro el tema de ya evitar los contagios. De verdad no se habla claro, eh, no se habla claro: no va a ser el primero de junio cuando se pueda regresar a la normalidad. Ya estamos a 12 de mayo y está subiendo –la cifra de contagios-…”, refirió.

Si los poblanos mantienen las medidas de sanidad, como el confinamiento domiciliario, quizá la curva de contagios descienda en la tercera semana de junio, pero aún no hay certeza de ello, reiteró el gobernador.

El mandatario aseguró que a la fecha ninguna región del país tiene una curva epidémica en descenso, de forma contraria a lo que señaló López-Gatell el lunes, quien, con base en análisis matemáticos, refirió que los casos van en descenso en Tabasco, Sinaloa y Quintana Roo y que el comportamiento coincide con las proyecciones.

El funcionario federal señaló que no ocurre lo mismo para la región Puebla-Tlaxcala, en donde la dispersión del virus es inusual, quizá, dijo, porque hay contagios en municipios apartados de las zonas urbanas.

De acuerdo con la gráfica que presentó López-Gatell, el punto máximo de transmisión del virus en esa zona ocurriría entre el 10 y el 12 de mayo, pero insistió en que las proyecciones no concuerdan con la realidad y que habrá nuevas evaluaciones para revisar lo que ocurre en esa área del país.

En Puebla las medidas de contingencia por parte del gobierno estatal empezaron el 23 de marzo, cuando se suspendieron clases presenciales y se permitió ausentarse a adultos mayores, embarazadas y personas con discapacidad que trabajaran en el gobierno.