Ante la presentación de una nueva Ley de Educación de Puebla ante el Congreso del Estado, que busca entre otras cosas regular nombres, colores y bienes inmuebles de los colegios particulares, representantes del sector reprocharon que hasta el momento no se les haya tomado en cuenta, por lo que consideraron que la reglamentación es impositiva y carece de legitimidad.

En entrevista telefónica con e-consulta, Arturo Guerra Bedolla, presidente de la Federación de Escuelas Particulares de Puebla, señaló que fue a través de este medio que se enteraron de la iniciativa pues ni el gobierno del estado ni los legisladores se acercaron a ellos para tomarlos en cuenta en la nueva legislación aplicable a su gremio.

"El gobierno (tendría) que hablar con los interesados o la Cámara de Diputados tendría que convocarnos para poder dialogar y ver qué tan favorable o desfavorable puede ser esa ley (...) Creo que lo que hace falta es diálogo ( …)", destacó.

Añadió que el sector educativo particular nunca ha estado en contra del gobierno pues se trata de un área que precisamente apoya a las autoridades y representan el acceso educativo para 20 por ciento de la población, tan solo en el nivel básico.

"Creo que de entrada ha perdido legitimidad esa ley. Yo creo que está muy mal planteada”, consideró.

Arturo Guerra recordó que en el pasado las escuelas particulares han atendido las reglamentaciones que se han hecho, aunque siempre se limitaban a requerir ciertas características como el número de sanitarios o las dimensiones de los salones.

"Aunque carecemos de recursos y por eso el pago de colegiaturas, no por eso no se está cumpliendo con la norma, sino al contrario, hubo una reforma pasada sobre el número de inodoros, que los salones tienen que tener ciertas características, y los colegios se han ido adaptando a estas normativas", recordó.

Según una propuesta de Ley de Educación de Puebla que se analiza en el Congreso, será la Secretaría de Educación Pública (SEP) a través del Sistema Educativo Estatal la que se encargue de la evaluación de la infraestructura de los colegios, en materia de seguridad y de protección civil, así como del mantenimiento destinado al servicio educativo.

Respecto a ese punto, Arturo Guerra recordó que actualmente los colegios ya están obligados a cumplir con el dictamen técnico en materia de protección civil, tanto municipal como estatal, por lo que no le ve sentido a esta sobre regulación, la cual incluso no prevé exentar a los dueños de los colegios de los pagos que eso conlleva.

Respecto al tema de regular los colores de las instituciones, así como los nombres y los uniformes escolares, el representante del gremio explicó que es necesario ver si se busca unificar las prendas, pero destacó que hay que analizar si es beneficio de algún particular que no precisamente es conveniente para las escuelas o los padres de familia.

"Lo del uniforme, no sé cuál sea la razón por la que se quiera (cambiar). Ahora, que se quiera comprar universalmente, entonces yo creo que ahí también tendrían que valorar con las personas que se dedican a este negocio para que ellos hagan su oferta porque luego resulta que son por interés particular", finalizó.

La nueva reglamentación fue presentada la semana pasada a los integrantes de la Comisión de Educación en el Congreso local y está siendo analizada tanto por los legisladores como por Melitón Lozano Pérez, titular de la SEP en Puebla.